Historia y Significado de las Reuniones de Clase Wesleyanas

  • Categoría de la entrada:Discipulado
  • Tiempo de lectura:19 minutos de lectura
  • Autor de la entrada:

El discipulado es una debilidad en el mundo de la iglesia evangélica. Dallas Willard escribió sobre esto en su libro The Great Omission: Reclaiming Jesus’s Essential Teachings on Discipleship:

Durante al menos varias décadas, las iglesias del mundo occidental no han hecho del discipulado una condición para ser cristiano. No se requiere ser, o tener la intención de ser, un discípulo con el fin de convertirse en un cristiano, y uno puede seguir siendo un cristiano sin ningún signo de progreso hacia o en el discipulado…. En lo que respecta a las instituciones cristianas visibles de nuestros días, el discipulado es claramente opcional.1

La Escritura deja claro que debemos hacer discípulos enseñándoles a observar todo lo que Cristo mandó (Mateo 28:20). Pero, ¿cuál es la mejor manera de lograrlo? Una respuesta considerable se encuentra en los grupos pequeños y en la forma que adoptaron en la herencia Metodista.

La Reunión de Clase

La Reunión de la Clase fue un sistema de discipulado y responsabilidad, diseñado por Juan Wesley, que fue usado por Dios para traer el avivamiento a la Inglaterra del siglo XVIII. El movimiento que comenzó bajo Wesley fue llamado burlonamente «Metodismo», porque incluso aquellos que no estaban de acuerdo con los métodos de Wesley se dieron cuenta de que el corazón de su movimiento era un método!2 La definición de Wesley de un Metodista era «uno que vive de acuerdo con el método establecido en la Biblia«. El corazón del método de Wesley eran pequeños grupos celulares a los que Wesley llamó Reunión de Clase. Estos grupos se reunían para dar cuenta de su progreso espiritual personal a los demás.

En el corazón del movimiento de Wesley había un método: un sistema de discipulado y responsabilidad.

Al principio, la Reunión de la Clase no era principalmente una herramienta de discipulado, sino una forma de recaudar fondos muy necesarios. El 15 de febrero de 1742 Wesley se reunió con la Sociedad en Bristol, Inglaterra, para discutir cómo pagar un préstamo sobre la Casa de Predicación y cubrir sus frecuentes gastos de reparación. Un capitán de barco llamado Foy presentó una idea que dio lugar a la Reunión de la Clase: «Que todos los miembros de la Sociedad den un penique a la semana, y se hará fácilmente«. Se sugirió que esto podría ser un problema porque no todos podían permitirse dar un penique. El capitán Foy dijo: «Entonces, pónganme diez o doce, y yo supliré lo que falte«. Se ofreció a llamar a estos «diez o doce» cada semana, y si no podían pagar, él pagaría por ellos.

Otros líderes de la Sociedad aceptaron hacer lo mismo. Pero a medida que visitaban a su gente, descubrían muchos problemas. Pronto su labor de recolección se volvió más pastoral, ya que los líderes se dieron cuenta de las necesidades de los que visitaban. Al poco tiempo, los líderes invitaron a los que visitaban a reunirse con ellos en una «clase».

La sugerencia del capitán Foy ayudó a resolver una crisis financiera en la Sociedad de Bristol, pero lo más importante es que ayudó a establecer un sistema en el que los compañeros creyentes se ayudarían a soportar las cargas de los demás en amor cristiano. Wesley se dio cuenta del potencial que presentaba este sistema, y escribió más tarde «Esto es precisamente lo que queríamos. Los líderes son las personas que no sólo pueden recibir las contribuciones, sino también velar por las almas de sus hermanos«.3

Juan Wesley creía que la Reunión de la Clase ayudaba a recuperar varios principios del cristianismo del Nuevo Testamento:

  • Crecimiento personal dentro del contexto de la comunión íntima
  • Responsabilidad por la administración espiritual
  • «Llevar las cargas de los demás»
  • «Hablar la verdad en amor». 4

El 18 de diciembre de 1745, Wesley escribió una carta a un hombre llamado Vincent Perronet que había «deseado un informe de toda la economía de las personas comúnmente llamadas Metodistas». Wesley respondió escribiendo:

Al reflexionar, no pude dejar de observar que esto mismo [la Reunión de Clase] era desde el principio del cristianismo. En los primeros tiempos, aquellos que Dios había enviado «predicaban el Evangelio a toda criatura». Y de los acroatai, «el cuerpo de oyentes», eran en su mayoría judíos o paganos. Pero tan pronto como alguno de ellos se convencía de la verdad, como para abandonar el pecado y buscar la salvación del Evangelio, inmediatamente se reunían, tomaban nota de sus nombres, les aconsejaban que se vigilaran mutuamente, y se reunían con estos katacoumenoi, «catecúmenos» (como se les llamaba entonces), aparte de la gran congregación, para instruirlos, reprenderlos, exhortarlos y orar con ellos y por ellos, según sus diversas necesidades.5 

Wesley tenía varios grupos interconectados que formaban su movimiento: la Sociedad, la Reunión de la Clase y la Banda. Estos grupos interconectados (Sociedad, Reunión de Clase y Banda) tenían el objetivo de la santidad en constante enfoque. «Las Sociedades proclamaban y explicaban la doctrina, la Reunión de la Clase estaba destinada a implementar la búsqueda de un estilo de vida santo, y las bandas facilitaban el cultivo de la pureza interior y la purificación de las actitudes».6

Estos grupos entrelazados comenzaron con la Sociedad, y la Reunión de Clase era una subdivisión de la Sociedad. Todo Metodista se convertía en miembro de una Clase y asistía a ella con regularidad, o era excluido de la Sociedad. La única condición para los que querían formar parte de la Reunión de Clase era el deseo de «huir de la ira venidera, para ser salvados de su pecado». Wesley añadió: «Dondequiera que esto esté realmente fijado en el alma, se mostrará por sus frutos. Por lo tanto, se espera de todos los que continúan en ella, que sigan evidenciando su deseo de salvación.» De acuerdo con Wesley, esto lo hacían mediante:

  1. Evitando todo el mal, como no tomar el Nombre del Señor en vano, la embriaguez, la compra y venta de alcohol, las peleas, los pleitos, y no devolver mal por mal o pedir prestado sin intención de pagar.
  2. «Hacer el bien de todas las maneras posibles», como dar de comer a los hambrientos, visitar y ayudar a los enfermos, y vivir con toda la diligencia y frugalidad posibles.7

Los Beneficios

En 1748 Wesley escribió «A Plain Account of the People Called Methodists». En esta publicación dio varios beneficios de la Reunión de Clase. El primero era la prevención de la reincidencia.

Wesley escribió que los que se unían a las clases generalmente continuaban en el camino cristiano, mientras que los que no lo hacían a menudo se alejaban:

En pocos meses, la mayor parte de los que habían comenzado a «temer a Dios y obrar la justicia», pero no estaban unidos, se desvanecían y volvían a ser lo que eran antes. Mientras tanto, la mayor parte de los que estaban unidos seguían «esforzándose por entrar por la puerta estrecha» y por «echar mano de la vida eterna «8.

En 1742 una Sociedad en Londres tenía 426 miembros que estaban divididos en 65 Clases. En dieciocho meses esa misma Sociedad tenía 2.200 miembros, ¡todos los cuales eran miembros de una Junta de Clase! 9

¿Qué Ocurría en una Reunión de Clase?

La Reunión de Clase proporcionaba un foro en el que todos eran bienvenidos en un ambiente de aceptación. Estas reuniones solían tener entre seis y doce personas por Clase. La Reunión de la Clase comenzaba con un breve himno seguido por el líder que compartía su propia condición espiritual. A continuación, compartían su experiencia de la semana anterior, dando gracias a Dios por el progreso y compartiendo honestamente sus propios fracasos, tentaciones o batallas internas.

La Reunión de la Clase servía como un lugar donde la gente podía ser honesta acerca de su condición y recibir una exhortación amorosa y un estímulo en sus batallas.

Según James Scott, lo siguiente es lo que típicamente sucedía en una Reunión de Clase:

Por lo general, la reunión duraba sólo una hora, pero no más de una hora y media, e incluía una oración, cantos, exposición sobre un tema previamente anunciado, testimonios de lo que Dios había hecho para salvar a los individuos, y a menudo se pedía el don de la santificación… La Reunión de Clase tenía oración, pero no era un grupo de oración; discutía las Escrituras, pero no era un Estudio Bíblico; tenía relaciones profundas entre los miembros, pero no era un grupo de apoyo como lo conocemos hoy.10

El tema de la Reunión de Clase era la experiencia personal. El objetivo de la Reunión de la Clase era la santidad personal. Se invitaba a los nuevos conversos a la Clase, donde también asumirían este objetivo de santidad personal. En la Reunión de la Clase se les alimentaba en el contexto alentador de un grupo de afirmación. La Reunión de la Clase servía como un lugar donde la gente podía ser honesta acerca de su condición y recibir una exhortación amorosa y aliento en sus batallas. El objetivo de Wesley para la Reunión de la Clase era «que el corazón quedara al descubierto en medio del amor perdonador».11 Ésta «existía para que sus miembros pudieran disfrutar de la salvación en su sentido más pleno«.12 

Durante una Reunión de Clase, el Líder de la Clase hacía preguntas de responsabilidad a los asistentes. Algunas de las preguntas que se podían hacer en las Reuniones de Clase eran:

  1. ¿Qué pecados conocidos has cometido desde nuestra última reunión?
  2. ¿Con qué tentaciones te has encontrado?
  3. ¿Cómo has sido librado?
  4. ¿Qué has pensado, dicho o hecho, de lo cual dudas si es pecado o no?
  5. ¿No tienes nada que desees mantener en secreto?13

Estas preguntas estaban diseñadas para animar a los asistentes a compartir honestamente con los demás su condición y sus luchas espirituales para que pudieran ayudar a soportar las cargas de los demás en amor cristiano. Este intercambio mutuo y la rendición de cuentas ayudaron a los miembros a desarrollar un profundo amor y cuidado por los demás y por Cristo.

El Error de Whitefield

George Whitfield y John Wesley fueron ambos evangelistas en Inglaterra durante este mismo período. Whitefield fue un poderoso predicador que se convirtió en un orador de masas antes que Wesley. Convenció a un Wesley reacio a predicar fuera de la iglesia al aire libre. Whitefield tuvo mucho éxito en llegar a las masas y miles de personas se salvaron gracias a su predicación. Whitefield era conocido como el mejor orador y se le atribuye el inicio y la popularización del evangelismo de masas. Sin embargo, es a Wesley a quien se le atribuye la salvación de Inglaterra en su momento de agonía. ¿Qué marcó la diferencia en sus ministerios? Whitefield esperaba que los que habían sido «despertados» siguieran por su propia iniciativa. Juan Wesley no estaba dispuesto a correr ese riesgo; los organizó en reuniones de clase para rendir cuentas y discipular.14 Adam Clarke, uno de los primeros historiadores del metodismo, explicó el éxito del metodismo:

Fue por este medio -la formación de pequeños grupos- que se nos ha permitido establecer iglesias permanentes y santas en todo el mundo. El Sr. Wesley vio la necesidad de esto desde el principio. El Sr. Whitefield, cuando se separó del Sr. Wesley, no lo siguió. ¿Cuál fue la consecuencia? El fruto del Sr. Whitefield murió con él mismo. El fruto del Sr. Wesley permanece, crece, aumenta y se multiplica en exceso. ¿Vio el Sr. Whitefield su error? Lo hizo, pero no hasta que fue demasiado tarde. Su pueblo, desacostumbrado desde hace mucho tiempo, no quiso someterse a esta disciplina.15

Clarke también contó la siguiente historia:

Whitefield se encontró con un viejo amigo, el Sr. John Pool y lo abordó de la siguiente manera: «Bien, John, ¿sigues siendo wesleyano?». Pool respondió: «Sí, señor, y doy gracias a Dios por tener el privilegio de estar relacionado con él, y con uno de sus predicadores». «John», dijo Whitefield, «estás en el lugar correcto. Mi hermano Wesley actuó sabiamente: las almas que se despertaron bajo su ministerio las unió en Clases, y así conservó los frutos de su labor. Esto lo descuidé yo, y mi pueblo es una cuerda de arena».16

La razón por la que George Whitefield reconoció que sus conversos eran «una cuerda de arena» y que el «fruto de Wesley permaneció» fue porque éste utilizó las reuniones de clase para rendir cuentas y discipular. En una ocasión le preguntaron a Wesley por qué los Metodistas no podían contentarse con predicar y dejar que Dios cuidara de los conversos en lugar de tomarse la molestia de formarlos en Sociedades, Clases y Bandas. Su respuesta fue: «Hemos hecho la prueba en varios lugares… pero en todos [ellos] la semilla ha caído al borde del camino. Apenas quedan frutos«.17

El propio Wesley escribió:

Apenas puede concebirse qué ventajas se han cosechado de esta pequeña regulación prudencial [las reuniones de clase]. Muchos experimentaron ahora felizmente ese compañerismo cristiano del que antes no tenían ni la menor idea. Comenzaron a «llevar las cargas de los demás» y, naturalmente, a «cuidarse mutuamente». A medida que se conocían más íntimamente, también se afianzaba el afecto mutuo. Y «hablando la verdad en amor, crecían en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por la acción de cada miembro, según la medida en que cada uno obraba efectivamente, iba creciendo para su propia edificación en amor «18.

El gran predicador Henry Ward Beecher dijo: «Lo más grande que Juan Wesley dio al mundo es la reunión de Clase Metodista«. Dwight L. Moody estuvo de acuerdo: «Las reuniones de Clase Metodistas son la mejor institución para formar conversos que este mundo haya visto«.19

«Predicar como un apóstol, sin reunir a los que se despiertan y entrenarlos en los caminos de Dios, es sólo engendrar hijos para el asesino». -John Wesley

En 1763 Wesley escribió

Estoy más convencido que nunca de que predicar como un apóstol, sin unir a los que están despiertos y educarlos en los caminos de Dios, es sólo engendrar hijos para el asesino. ¡Cuánta predicación ha habido durante estos veinte años en todo Pembrokeshire! Pero no hay Sociedades regulares, no hay disciplina, no hay orden ni conexión: y la consecuencia es que nueve de cada diez de los que una vez fueron despertados están ahora más dormidos que nunca.20 

Sin la Reunión de Clase, el Metodismo Cae

En su libro The Drillmaster of Methodism (1902), Charles Goodell escribió:

Para la organización y la disciplina, la Clase es la cabeza y el origen de la Iglesia. Nuestra Disciplina hace obligatorio que los miembros de nuestra iglesia estén divididos en clases y que cada individuo sea miembro de alguna Clase. Si la iglesia no tiene una Clase, no es una iglesia Metodista en ningún sentido verdadero… Podemos estar seguros de que el Metodismo del tipo verdadero sube o baja con el crecimiento o el deterioro de la reunión de clase».21

William Carvosso (un líder de clase que era muy amigo de John Wesley) dijo lo siguiente sobre Wesley:

Él consideraba la reunión de la Clase como un redil espiritual, al que toda alma que tuviera el deseo de huir de la ira venidera, y ser salvada del pecado, debía ser conducida de inmediato; porque sabía, por hechos casi innumerables, que, dentro de los límites de este medio de salvación infinitamente importante, los santos deseos y la resolución eran más felizmente alimentados, defendidos y fortalecidos de lo que podrían ser en cualquier otro lugar. Una Reunión de Clase fue utilizada por él como un gran instrumento para promover la decisión de los principios religiosos; y el bien que hizo de esta manera está más allá de todo cálculo.22

En 1882 Gilbert Murray escribió:

La reunión de Clase es un lugar sagrado en el Metodismo. Su membresía la ha encontrado maravillosamente adaptada para nutrir el carácter cristiano, y hay pocos Metodistas verdaderos que no den gracias a Dios por la reunión de Clase Metodista. La utilidad indecible de la institución se ha manifestado cada vez más… La reunión de Clase ha preservado, más que cualquier otro medio, la pureza y el vigor originales del Metodismo… Sin la reunión semanal de Clase, el Metodismo Wesleyano estaría acabado… La reunión de Clase es el Metodismo. Y el Metodismo es la reunión de Clase. Los dos están indisolublemente asociados.23

En 1881, O.P. Fitzgerald (un Líder de Clase) escribió: «…como un fuego en mis huesos… [creo] que el Metodismo no puede permitirse el lujo de abandonar la Reunión de Clase; como medio de gracia, puede hacerse aún más efectiva que nunca antes». Continuó pidiendo un «renacimiento de las reuniones de Clase» en el Metodismo, afirmando que sin ellas, el Metodismo no sobreviviría por mucho tiempo. Un estudio de la historia de la Iglesia Metodista muestra que cuando las Reuniones de Clase comenzaron a declinar también lo hizo la Iglesia. En 1916, Wilson Hogue advirtió: «No se puede rebajar el carácter de las reuniones de Clase, o la gloriosa, refrescante y poderosa vitalidad de la iglesia dejará de existir«.24

Y continuó:

La decadencia de las reuniones de Clase siempre indica la decadencia de la iglesia en cuanto a vida espiritual, poder y fecundidad. Siempre que el pulso de la iglesia lata con intensidad de avivamiento, se encontrará que la reunión de Clase está muy concurrida. Cuando el pulso eclesiástico es espiritualmente débil, el interés en la reunión de la clase se encontrará en la marea baja.25

John Wesley escribió en una ocasión:

No temo que el pueblo llamado Metodista deje de existir en Europa o en América. Pero tengo miedo de que sólo existan como una secta muerta, teniendo la forma de la religión sin el poder. Y este será el caso, sin duda, a menos que se mantengan firmes en la doctrina, el espíritu y la disciplina con los que se iniciaron.26

¿Es hora de Volver a Nuestras Raíces?

Los que reclamamos la herencia wesleyana como propia corremos el peligro de convertirnos en una «secta muerta«. Debemos mantener la «doctrina, el espíritu y la disciplina» con los que empezamos. La única manera de lograr esto es discipular continuamente a aquellos en nuestras iglesias en el camino de la santidad bíblica. Nuestro mandato es alcanzar a los perdidos con el mensaje de la plena salvación del pecado y enseñar a los que alcanzamos cómo «observar todas las cosas» que Cristo ha ordenado.

La Reunión de Clase fue una herramienta poderosa que Dios usó para ayudar a discipular a aquellos alcanzados por el avivamiento Metodista. Tal vez sea hora de que volvamos a considerar la Reunión de Clase como una herramienta para el discipulado dentro del contexto Wesleyano-Metodista. Juan Wesley dijo: «La Iglesia cambia el mundo no haciendo conversos sino haciendo discípulos«. ¡Que Dios nos ayude a hacer discípulos! 

Fuente: https://holyjoys.org/history-significance-class-meeting/

  1. Willard, Dallas, The Great Omission: Reclaiming Jesus’ Essential Teachings on Discipleship. San Francisco: Harper, 2006. 4
  2. Henderson, D. Michael. John Wesley’s Class Meeting: a Model for Making Disciples. Nappanee, IN: Evangel Pub. House, 1997. 11.
  3. Watson, David Lowes. The Early Methodist Class Meeting: Its Origins and Significance. Eugene, Or.: Wipf and Stock Pub., 2002. 93.
  4. Henderson, John Wesley’s Class Meeting, 11.
  5. Wesley, John, and John Emory. The Works of the Reverend John Wesley. New York: T. Mason and G. Lane for the Methodist Episcopal Church, 1831. 177.
  6. Scott, James B., and Molly Ann Davis-Scott. Restoring the Wesleyan Class-meeting. Dallas, TX: Provident Pub., 2008. 115.
  7. Henderson, John Wesley’s Class Meeting, 97.
  8. Wesley, The Works of the Reverend John Wesley, 177. 
  9. “Discipleship: John Wesley’s 3-Strand Discipleship Model | CORE Discipleship.” Discipleship: Welcome To CoreDiscipleship.com. Web. 30 Sept. 2010.
  10. Henderson, John Wesley’s Class Meeting, 110-112.
  11. Scott, Restoring the Wesleyan Class-meeting, 4-6.
  12. Henderson, John Wesley’s Class Meeting, 104.
  13. Scott, Restoring the Wesleyan Class-meeting, 139.
  14. “Discipleship Resource Center – John Wesley’s Accountability Discipleship Groups.” Discipleship Resource Center – Home. Web. 05 Oct. 2010. 
  15. Henderson, John Wesley’s Class Meeting, 28.
  16. Henderson, John Wesley’s Class Meeting, 30.
  17. Ibid.
  18. Henderson, John Wesley’s Class Meeting, 106.
  19. Wesley, The Works of the Reverend John Wesley, 180.
  20. Wesley, The Works of the Reverend John Wesley, 156.
  21. As quoted by Henderson, John Wesley’s Class Meeting, 93.
  22. Scott, Restoring the Wesleyan Class-meeting, 31-33.
  23. Scott, Restoring the Wesleyan Class-meeting, 62.
  24. Scott, Restoring the Wesleyan Class-meeting, 67-72.
  25. Scott, Restoring the Wesleyan Class-meeting, 99.
  26. Scott, Restoring the Wesleyan Class-meeting, 101.
  27. Wesley, The Works of the Reverend John Wesley, 315.
Jon Earls
+ Artículos del Autor

Jon Earls es pastor de la Iglesia Metodista La Biblia en Tarrant (Birmingham), AL. Él y su esposa Michelle tienen tres hijos. Es autor de un libro de sermones sobre el Sermón de la Montaña. Se le puede encontrar en Facebook y en Twitter.