La selección de los padres de la Iglesia de John Wesley y la identidad del Metodismo

John Wesley nunca escribió un tratado sobre los padres de la iglesia, pero sí hizo listas de los padres de la iglesia que admiraba como maestros y guías espirituales. Estas listas aparecen principalmente en dos escritos del Sr. Wesley, «Carta al reverendo Dr. Conyers Middleton» (1748-1749) y «Discurso al clero» (1756). Ambos escritos se publicaron durante el apogeo de la carrera del Sr. Wesley como líder del Metodismo.

El Sr. Wesley también tradujo escritos seleccionados de «San Clemente, San Ignacio, San Policarpo; y los martirios de San Ignacio y San Policarpo» y «Macario el Egipcio» [Pseudo-Macario] en el primer volumen de sus cincuenta volúmenes de la Biblioteca Cristiana publicada para la edificación espiritual de los Metodistas.

La primera lista de los padres de la iglesia

La primera lista de los padres de la iglesia del Sr. Wesley se encuentra en «A Letter to the Reverend Dr. Conyers Middleton», un tratado que fue abreviado y difundido por él en 1753 bajo el título A Plain Account of Genuine Christianity. Aunque se dedicó a analizar considerablemente los comentarios del Dr. Middleton sobre determinados padres de la Iglesia, como Ireneo, casi al final del ensayo el Sr. Wesley presentó una lista de padres de la Iglesia que, en su opinión, representaban el auténtico cristianismo. Afirma:

«Me refiero particularmente a Clemens Romanus [Clemente de Roma], Ignacio [de Antioquía], Policarpo [de Esmirna], Justino Mártir, Ireneo [de Lyon]. Orígenes [de Alejandría], Clemente Alejandrino [Clemente de Alejandría], Cipriano [de Cartago]; a los que yo añadiría Macario de Egipto [Pseudo-Macario] y Efraín Sirio [Efrén el Sirio]».

Esta lista está dominada por escritores cristianos de habla griega, junto con el escritor latino Cipriano y el escritor sirio Efrén. El siríaco era un dialecto del arameo. La mayoría de ellos vivieron gran parte de su vida durante el siglo II, excepto Clemente de Roma, que escribió a finales del siglo I, alrededor del 96 d.C.; Orígenes, que escribió alrededor del 200 d.C.; Cipriano, que escribió alrededor del 250 d.C.; y Pseudo-Macario y Efrén el Sirio, que escribieron durante el siglo IV. La fecha del martirio en Roma de Ignacio de Antioquía se disputa entre el 107 y el 117 d.C., lo que significa que la vida de Ignacio abarca más o menos desde finales del siglo I hasta principios del siglo II. Representan gran parte de la extensión geográfica del Imperio Romano, desde la Galia en el oeste hasta Italia, pasando por el norte de África y Egipto, hasta Asia Menor y el este de Siria, pero no hay representantes de la parte europea del imperio al este de Italia. Justino Mártir emigró y se asentó en Roma, pero era nativo de Samaria, e Ireneo, que escuchó a Policarpo cuando era joven, era nativo de Asia Menor que emigró hacia el oeste y se asentó en la Galia [Francia], donde había muchos emigrantes asiáticos.

El Sr. Wesley admite que hay «muchos errores, muchas suposiciones débiles y muchas conclusiones mal elaboradas» en los escritos de estos padres de la Iglesia. No obstante, expresa su profunda admiración por ellos. El Sr. Wesley escribe:

«Y, sin embargo, los reverencio enormemente, así como sus escritos, y los estimo mucho en el amor. Los reverencio porque eran cristianos como los descritos anteriormente [en su carta al Dr. Middleton]. Y reverencio sus escritos, porque describen el verdadero y genuino cristianismo, y nos dirigen a la más fuerte evidencia de la doctrina cristiana».

En su carta al Dr. Middleton, Wesley enfatiza que el cristianismo no es un mero «asentimiento», sino la «fe» que ve en «las cosas invisibles y eternas» y es un poder que actúa dentro del alma:

«Lo que el cristianismo (considerado como doctrina) prometió, se cumple en mi alma. Y el cristianismo, considerado como un principio interior, es el cumplimiento de todas esas promesas. Es la santidad y la felicidad, la imagen de Dios impresa en un espíritu creado; una fuente de paz y amor que brota en la vida eterna.»

Esta es la fe que atestiguan y practican los padres de la iglesia a los que admira. Luego añade una crítica no muy velada al racionalista Dr. Middleton y a muchos de los oponentes del Sr. Wesley en la Iglesia de Inglaterra:

«Reverencio a estos antiguos cristianos (con todos sus defectos) aún más, porque veo tan pocos cristianos ahora; porque leo tan poco en los escritos de tiempos posteriores, y oigo tan poco, del genuino cristianismo; y porque la mayoría de los cristianos modernos, (así llamados) no contentos con ser totalmente ignorantes de él, tienen profundos prejuicios contra él, llamándolo entusiasmo, y no sé qué.»

La segunda lista de los padres de la iglesia

La segunda lista de padres de la iglesia seleccionados aparece en el «Discurso al clero» del Sr. Wesley, escrito no sólo al clero de la Iglesia de Inglaterra, sino también al de otras comuniones cristianas. En este discurso, el Sr. Wesley identifica las calificaciones que deben manifestar todos los ministros de la iglesia, ya sean habilidades naturales, aprendizajes o dones de la gracia divina. Una de las muchas cualificaciones que enumera es el «conocimiento de los Padres». Llama a los Padres

«los más auténticos comentaristas de las Escrituras, por estar más cerca de la fuente, y eminentemente dotados de ese Espíritu por el que toda la Escritura fue dada». Se percibirá fácilmente que hablo principalmente de los que escribieron antes del Concilio de Niza [el Concilio de Nicea en el 325 E.C.]. Pero ¿quién no desearía igualmente conocer a los que les siguieron? a San Crisóstomo [de Antioquía y Constantinopla], a Basilio [de Cesarea], a Jerónimo [de Roma y Belén], a Austin [Agustín de Hipona]; y, sobre todo, al hombre de corazón quebrantado, Efraín Sirio [Efrén el Sirio]».

Más adelante en su discurso, el Sr. Wesley identifica específicamente a los padres anteriores al Concilio de Nicea que él aprobaba. Escribe:

«[Nosotros, los clérigos, deberíamos preguntarnos:] ¿Estoy familiarizado con los Padres; al menos con aquellos hombres venerables que vivieron en las primeras épocas de la Iglesia? ¿He leído una y otra vez los restos dorados de Clemente Romano, de Ignacio y de Policarpo; y he dado una lectura, al menos, a las obras de Justino Mártir, Tertuliano, Orígenes, Clemente Alejandrino y Cipriano?». Además, añade una advertencia a todo clérigo: «¡Cuánto más sufriré en mi utilidad, si he desperdiciado las oportunidades que una vez tuve de familiarizarme con las grandes luces de la antigüedad, los Padres Ante-Nicenos…!»

Esta segunda lista de padres de la Iglesia a los que el Sr. Wesley elogió es interesante porque amplía la lista anterior de su carta al Dr. Middleton, salvo que omite mencionar a Ireneo. Añade a su lista de escritores de los siglos anteriores al Concilio de Nicea al padre latino Tertuliano de Cartago, en el norte de África, que escribió alrededor del año 200 d.C. Y lo que es más importante, incluye cuatro figuras importantes, dos de Oriente y dos de Occidente: los escritores griegos, Crisóstomo y Basilio, y los latinos, Jerónimo y Agustín. Estas últimas adiciones demuestran que el Sr. Wesley no excluyó a los líderes cristianos posteriores al Concilio de Nicea de su lista de los que representan el «cristianismo genuino». Las fuertes exhortaciones morales de Crisóstomo en sus sermones y otros escritos habrían atraído al Sr. Wesley. No está claro qué escritos de Basilio tenía en mente el Sr. Wesley, aunque bien podría haber leído los sermones de Basilio sobre los seis días de la creación, su tratado sobre El Espíritu Santo, y quizás algunas de sus epístolas. Basilio, uno de los obispos más cultos del siglo IV que pasó años estudiando en academias de élite en Atenas, fue un influyente teólogo que hizo avanzar la enseñanza de la Iglesia sobre la doctrina de la Trinidad, pero también fue un fuerte administrador que fundó monasterios y tuvo mucha influencia en el desarrollo de la tradición espiritual cristiana. Jerónimo es una sorpresa porque tenía una personalidad bastante desagradable y no solía manifestar los «ánimos» que el Sr. Wesley ensalzaba, pero probablemente se le incluye porque fue el principal erudito en latín de la iglesia antigua y escribió muchos comentarios bíblicos y aportó una historia de «hombres ilustres» de la iglesia. Agustín también puede parecer una sorpresa, ya que el Sr. Wesley entendía el libre albedrío humano de forma diferente a Agustín y era un feroz opositor a la doctrina de la predestinación de Juan Calvino, que se derivaba de las enseñanzas de Agustín, pero citaba a Agustín más que a cualquier otro padre de la iglesia y obviamente aprobaba muchas de sus enseñanzas, probablemente en especial los profundos mensajes espirituales de sus sermones.

La convicción de John Wesley sobre la identidad del Metodismo

Las listas del Sr. Wesley sobre los padres de la iglesia ayudan a iluminar su profunda convicción de que la era de la iglesia primitiva anterior a la época del emperador Constantino fue cuando se practicó normalmente el cristianismo genuino.

El Sr. Wesley tenía la firme opinión de que Constantino corrompió profundamente la iglesia. En su sermón «De los tiempos pasados», el Sr. Wesley dijo:

«El hecho de que Constantino se llamara a sí mismo cristiano, y derramara ese torrente de riqueza y honor sobre la Iglesia cristiana, el Clero en particular, produjo más mal a la Iglesia que todas las diez persecuciones juntas».

Como resultado, creía, desde ese momento «la Iglesia y el Estado, los reinos de Cristo y del mundo, se mezclaron de manera tan extraña y antinatural, el cristianismo y el paganismo se incorporaron tan completamente el uno al otro, que difícilmente se dividirán hasta que Cristo venga a reinar en la tierra».

Por eso, en las listas del Sr. Wesley de los padres de la iglesia que ensalza predominan los que vivieron antes del siglo IV, cuando Constantino alteró la relación entre el imperio y la iglesia. El Sr. Wesley tiende a designar la época de Constantino refiriéndose al Concilio de Nicea en el 325 E.C. que el Emperador Constantino convocó y sobre el cual presidió. Sus referencias a «Niza» o a Nicea no son depreciaciones de la enseñanza doctrinal del primer concilio ecuménico, en el que el Sr. Wesley creía al confesar el Credo de Nicea durante los servicios eucarísticos del domingo y al suscribir los Artículos de Religión de la Iglesia de Inglaterra.

En un sermón de 1777, «On Laying the Foundation of the New Chapel, Near the City-Road, London», el Sr. Wesley reiteró su alabanza al cristianismo primitivo y también enfatizó una afirmación que había estado haciendo a lo largo de su carrera como líder del Metodismo, a saber, la afirmación de que la verdadera identidad del Metodismo es un movimiento para recuperar el cristianismo primitivo. Al hacerlo, también se refirió de nuevo a su selecta lista de padres de la iglesia.

En «Sobre el establecimiento de los cimientos de la nueva capilla», el Sr. Wesley relata brevemente la historia del movimiento Metodista, empezando por sus años de estudiante en la Universidad de Oxford, y luego se pregunta: «¿Qué es el Metodismo?». Y responde:

«¿Qué significa esta palabra? ¿No es una nueva religión? Esta es una suposición muy común, más aún, casi universal; pero nada puede estar más alejado de la verdad. Es un error en toda su extensión. El Metodismo, así llamado, es la antigua religión, la religión de la Biblia, la religión de la Iglesia primitiva, la religión de la Iglesia de Inglaterra».

Continúa explicando esta «antigua religión» citando su tratado, «Earnest Appeal to Men of Reason and Religion», como «no es otra cosa que el amor, el amor a Dios y a toda la humanidad».

En este sermón escrito décadas después de su carta al Dr. Middleton y de su «Discurso al Clero», el Sr. Wesley menciona una vez más su selección de los padres de la iglesia preferidos. Dice:

«Esta es la religión de la Iglesia primitiva, de toda la Iglesia en las épocas más puras. Está claramente expresada, incluso en los pequeños restos de Clemens Romanus, Ignacio y Policarpo; se ve más ampliamente en los escritos de Tertuliano, Orígenes, Clemens de Alejandría y Cipriano; e, incluso en el siglo IV, se encontró en las obras de Crisóstomo, Basilio, Efrén el Sirio y Macario».

Teniendo en cuenta que el Sr. Wesley sostiene el modelo del cristianismo primitivo, ¿por qué incluiría a algunos líderes cristianos del siglo IV en sus diversas listas de los padres de la iglesia que ensalzó? En «Wesley’s Use of the Church Fathers», Ted A. Campbell observa que el Sr. Wesley creía que «la verdadera fe había persistido más allá de Constantino» en «ciertos círculos de cristianos del siglo IV». Esto indica, dice Campbell, cómo el Sr. Wesley veía que «el verdadero cristianismo podía perseverar en la historia».

Un modelo para la iglesia de hoy

Ahora que la cristiandad, el paradigma del cristianismo que comenzó con el emperador Constantino, está muriendo, los cristianos tienen que encontrar un nuevo modelo para la identidad y la misión de la iglesia. El antiguo modelo era ser la religión de la cultura, la expresión ritual y espiritual de los ideales de la sociedad. Dado que la iglesia ya no puede desempeñar este papel, salvo por un tiempo más en algunos focos de la sociedad, ¿cuál debería ser su papel? La respuesta obvia es que la iglesia de hoy y del futuro debe mirar a la iglesia primitiva como su modelo. La iglesia primitiva, que buscaba ser fiel a la tradición apostólica, existía dentro de la sociedad como una comunidad de fe distintiva con una forma de vida alternativa. Es más, la iglesia primitiva mantuvo su integridad tal y como existía en cada zona geográfica y subcultura particular del Imperio Romano, y duró y prosperó durante siglos, incluso durante el período extremo de la brutal persecución imperial entre el año 250 y principios del 300 de nuestra era.

Hacer este importante ajuste de la cristiandad a una recuperación del paradigma del cristianismo primitivo debería ser algo natural para aquellos que pertenecen a la tradición Metodista, porque tal ajuste puede significar también una recuperación de la verdadera identidad y espíritu del Metodismo.

 

Timothy W. Whitaker es un obispo jubilado de la Iglesia Metodista Unida que sirvió en el área de Florida.

 

 

Timothy W. Whitaker
+ Artículos del Autor

Aunque participó activamente en la conferencia anual y en los asuntos de la comunidad, especialmente en los servicios a los discapacitados mentales y a las personas sin hogar, ha seguido aprendiendo durante toda su vida la teología histórica con un interés especial en la patrística.