Los distintivos del Metodismo (III Parte)

Nuestros distintivos no terminan aquí. No creemos, como muchos a nuestro alrededor hacen, que esta seguridad esté normalmente separada de la convicción viva de una fe perfecta: aunque la fe no es seguridad en sí misma, la una sigue tan fuertemente a la otra, que se encuentran en la suprema bendición de apropiarse de una confianza indistinguible. «Quien me amó, y se dio a sí mismo por mí» es una expresión solitaria en los escritos de San Pablo concernientes a la fe terminada en cuanto a su objeto, ejercicio y prerrogativa de la seguridad. No sostenemos que el privilegio de la seguridad sea concedido como una bendición especial, avalada a los elegidos por Dios como fruto de una larga disciplina, y el Divino sello de larga perseverancia. En esto nuestra doctrina va inconmensurablemente más allá de la enseñanza de algunas confesiones de fe. Pero estas mismas confesiones van más allá de nosotros en otro aspecto. Cuando ellos enseñan la seguridad, esta es una seguridad demasiado segura; todo es abrazado y eterno, incluyendo el pasado, el presente y el futuro en una confianza trascendente que nada en el futuro, el presente o el pasado, puede ser posible perturbar. Nuestra doctrina de la seguridad lo convierte en nada más que la seguridad de la fe, para el tiempo presente; todo lo que concierne al futuro, de hecho también pertenece a la seguridad, pero sólo a la seguridad de la esperanza. La libertad condicional rige toda nuestra teología. No creemos que Dios haya sacado al hombre de debajo de esa ley original de prueba en la que fue creado originalmente. La perseverancia final es una gracia, un privilegio ético, el resultado de la diligencia probatoria bajo la gracia; pero no una disposición asegurada del pacto de redención. 

Antes de pasar de esto, que se me permita decir una palabra a la congregación reunida con nosotros. Saben, hermanos, cuán incesantemente se les presenta este privilegio de los elegidos de Dios; grande es tu responsabilidad al escuchar. Déjame instarte a no vivir sin él. Pídanle a esa Divina Persona cuyo oficio es otorgarla, que les dé, que deposite en ustedes, esta sagrada seguridad. No te contentes con percepciones tenues, inciertas y nubladas de Cristo, y de tu relación con Él, y de Su relación contigo.   Si se encuentran en la condición intermedia la cual «ve a los hombres como árboles que caminan», busquen ese segundo toque que les permitirá «ver a cada hombre claramente», para que puedan ver claramente a su Salvador. Es el deseo del Espíritu Santo, manifestar al Hijo, así como el Hijo ha manifestado al Padre: no se regocijó más el Redentor al ministrar nuestra redención, que el Espíritu se regocijará en aplicarla a vuestras almas.

Guardemos todos en la memoria las fervorosas palabras las cuales el Expresidente ha hecho que últimamente la bendición pentecostal sea familiar a nuestros pensamientos; y aquellas otras fervientes palabras por las cuales uno bien conocido por todos, nos ha impresionado en nuestros corazones el misterio de la “lengua de fuego.» Lo que es todavía mejor, vayamos habitualmente al Día mismo para aprender sus lecciones. Allí vemos el antiguo símbolo que aparece por última vez antes de que diera lugar a la gran realidad que permanece con nosotros para siempre, el Espíritu sellador que descansaba sobre todos y cada uno, tanto ministros como pueblo en general, en esa primera asamblea. ¡Que todos seamos bautizados de nuevo con esta unción del Santo! Cada uno seguro de su aceptación, cada uno teniendo en su interior el fuego santificador, y cada uno teniendo sus labios tocados de nuevo para declarar en la Iglesia y al mundo las maravillosas obras de Dios.

Otra doctrina que es en cierto sentido distintiva de nosotros es la que declara la entera santificación Cristiana, el privilegio más glorioso de la vida de fe sobre la tierra. Nosotros creemos que el Espíritu Divino que administra la redención es tan poderoso para administrarla como el Hijo encarnado lo fue para lograrlo: la obra completada de la expiación no es mas cierta que su aplicación completada, al menos en lo que respecta a la remoción de la iniquidad. Pero esto implica la eliminación del pecado en la vida presente; porque la expiación, como tal, termina su historia antes del regreso de Cristo, quien, cuando venga por segunda vez, vendrá sin la imputación del pecado humano y sin los medios de su expiación. No necesitamos otro argumento: el “consumado es” del Espíritu debe seguir necesariamente al del Hijo, y con una voz que hable en la tierra. Tomándolo como un todo, y en las diversas formas que la doctrina asume, es sin duda una de nuestras prerrogativas defenderla y enseñarla. No digo, que continúe así; más bien, que pronto todos los hombres cristianos se unan a nosotros.

Mientras tanto, debemos mantenerla firme y declararla con más tenacidad porque muchos cuya teología ha sido un honor para el cristianismo y sus vidas un honor para su teología, son nuestros más determinados oponentes; oponiéndose a nosotros aquí, por extraño que parezca, con más vehemencia que en cualquier otro lugar. Nosotros, como guardianes de la teología Metodista, enseñémosla en nuestros seminarios; prediquémosla desde nuestros púlpitos: sí, prediquémosla, aunque la prediquemos como una bendición que todavía vemos como de lejos; siempre que hayamos puesto el deseo de nuestro corazón donde nuestra experiencia espera seguir. Si este profundo deseo está en nuestros corazones, es suficiente; de lo contrario, de hecho, esta y todas las demás doctrinas deben estar fuera de lugar en nuestros labios. Si estamos empeñados en conocer el pleno poder y la obra perfecta del Espíritu Divino, entonces debemos predicar este privilegio del pacto cristiano.  En este caso, la ley no es, «Hablamos lo que sabemos, y damos testimonio de lo que hemos visto», en nuestra propia experiencia personal. Esa ley no es universal; mal para la Iglesia cristiana si lo fuera.

Pero debemos tener cuidado de aprender de nuestros enemigos cuáles son esos males en nuestra enseñanza que exponen justamente la doctrina a una interpretación errónea. Debemos predicar lo que encontramos en la Escritura sobre este tema, y como lo encontramos allí. No hay un punto en el que debamos tener más cuidado que esa precisa fidelidad a la Palabra de Dios que es nuestra salvaguarda. Donde se discute un principio, adhirámonos a la fraseología de la Escritura: entonces estamos a salvo. Y en este caso la Biblia es nuestra fuerza. No establezcamos distintivos más allá de las que se nos imponen. No erijamos los medios de realización, la instantaneidad o no, las evidencias que lo sellan, dentro de las doctrinas de nuestra fe. Baste que sepamos que el cuerpo del pecado debe ser destruido; que la operación perfecta del amor de Dios dentro de nosotros puede encender el amor perfecto a cambio; y que la Palabra de Dios reconoce como resultado un estado de perfecta santidad. La exposición más exacta del Nuevo Testamento nos defenderá en todo momento; y no tenemos por qué tener miedo de ningún argumento que se pueda interponer contra nosotros. Toda la santificación del pecado, la consagración perfecta a Dios, y la perfección cristiana o evangélica de la santidad, son términos que no debemos tener miedo de mantener audazmente. La palabra «perfecto» no es una que ningún cristiano usaría de sí mismo; pero no debemos rehuir el término «perfección» cuando estamos protegidos por esos dos adjetivos. Con Dios todas las cosas son posibles.

Pero el asunto de suma importancia aquí es, reivindicar nuestra doctrina haciendo del logro de esta completa redención del pecado, la consagración a Dios y la santidad de vida, el objeto de nuestra búsqueda constante. Podemos sostener teológicamente nuestras posiciones; y es nuestro deber defender esta provisión más preciosa del pacto de gracia de las manos de sus enemigos. Pero el mejor argumento en su defensa es la afirmación silenciosa de su verdad en nuestras vidas. Debemos hacer aquí una distinción entre la afirmación de la doctrina y la profesión de la experiencia: no hay manera de que podemos en demasía profesar abierta y sinceramente nuestra fe en la verdad; pero ninguno de nosotros debe apresurarse a hacer de la redención de la corrupción del corazón, o de su perfecto amor a Dios, el tema de su confesión. El gran punto es llegar a este estado; no declarar que lo hemos alcanzado. La única confesión que admite es la negativa: la de una vida no incompatible con el hecho. Resolvamos, entonces, por la gracia Divina, a tomar ánimo de las promesas y de la perfecta santidad en el temor de Dios. No nos abatamos debido a muchos fracasos; hemos fracasado, posiblemente, porque no hemos buscado nuestros privilegios de la manera correcta. O hemos esperado demasiado del acto instantáneo del Espíritu, o hemos pensado demasiado en nuestro propio esfuerzo. Debemos buscar la consumación de la gracia para el derramamiento más abundante del amor de Dios en nuestros corazones, hasta la perfección; y este es el acto soberano de la Gracia Divina. Pero debemos buscarlo en el camino de toda obediencia, en la imitación abnegada de Cristo en la piedad, y la presencia continua en Dios a través de la devoción de una fe viva. «Aquí», dice San Juan, nuestro gran maestro sobre este tema, cuando habla de estos tres métodos, «es nuestro amor hecho perfecto:» hecho perfecto, es decir, no por nuestro propio esfuerzo, sino por el poder de Divino. Fuertes en el seguridad, hermanos, de que nuestra doctrina es verdadera, cada uno de nosotros resuelva atentamente este día probar su verdad.

Continuará…

William Burt Pope
+ Artículos del Autor

1822-1903. Divino wesleyano. Nacido en Nueva Escocia y educado en Inglaterra, se formó en la Institución Teológica Wesleyana de Hoxton y fue ordenado en 1842. Viajó por varios circuitos y se labró una reputación como lingüista y traductor de críticas antirracionalistas alemanas. De 1867 a 1886 fue tutor en el Didsbury Wesleyan College de Manchester. En 1875-76 produjo su obra más importante, A Compendium of Christian Theology (3 vols.). Ésta, aunque contiene varios rasgos específicamente Wesleyanos, especialmente una doctrina muy elevada del ministerio y una elaborada exposición de la santidad cristiana, está dedicada a lo que Pope llamó "las antiguas doctrinas de la Reforma". Impecablemente ortodoxo y el más poderoso de todos los ensayos wesleyanos de teología dogmática, sin duda frenó el impacto de las ideas destructivamente críticas en el metodismo inglés durante varias décadas. Pope murió tras una larga y dolorosa enfermedad.