Los distintivos del Metodismo (IV Parte)

Entre los distintivos de nuestra doctrina, y los distintivos de nuestra comunión, hay una conexión estricta; el término compañerismo es usado en amplia conformidad con el que se encuentra en la Escritura. Aquí nuevamente estamos señalados entre las comunidades de la Cristiandad; estando solos en muchas cosas, ya sea por admiración o por reproche.

El primer uso de la palabra en la historia de la Iglesia del Nuevo Testamento requiere que entendamos el vínculo que une a los ministros y al pueblo en las ordenanzas y la política de la religión cristiana. Es nuestro privilegio combinar en nuestro sistema la mayoría de las ventajas de otros sistemas, sin sus exageraciones e incongruencias.

Protestamos con vehemencia, y no podemos protestar con más ímpetu, contra la teoría jerárquica con sus regulaciones; pero tenemos una organización propia que, en algunos aspectos, y en su conjunto, sus males equilibrados por su bien, es un ejemplo tan fino y acabado del orden de la iglesia evangélica como nunca ha visto el mundo.

Lejos de ser perfecto, ya sea en las cosas o en los nombres que se les dan, está tan cerca del ideal como se le ha permitido estar a las organizaciones políticas cristianas visibles. Lo mejor de cada forma se encuentra en esto. Tenemos un episcopado que se parece más al de las Epístolas y al Primer Siglo Cristiano que al episcopado diocesano de tiempos posteriores.

Sin embargo, no somos poco más o menos presbiterianos, como atestigua nuestra presente asamblea sinodal. No somos congregacionalistas: estamos muy lejos de su teoría; y, sin embargo, cada una de nuestras sociedades tiene sus propias funciones y prerrogativas internas de autogobierno. Cualquiera que sea la opinión que se pueda formar del resultado agregado, o de la nomenclatura adoptada, tenemos todas las razones para regocijarnos por la combinación de elementos.

Evitamos los extremos, y no perdemos nada que pertenezca a la media entre ellos. No tenemos sacerdocio; no tenemos ancianos laicos. No tenemos tres órdenes; pero tenemos la oficina triple. Regocijémonos por nuestros distintivos, ya que sirven bien al interés común del único reino que es más que toda la organización. 

Tenemos, sin embargo, nuestra propia idea convencional de compañerismo, de la que, sin duda, todos están pensando mientras hablo. En todo el mundo, pero especialmente en Gran Bretaña, el pueblo Metodista sostiene firmemente la tradición de una comunión cristiana que confiesa el nombre de Jesús no sólo ante los hombres en general, como en la Eucaristía, sino también en las asambleas de los propios hermanos.

No es que tengamos el monopolio de este tipo de compañerismo. Las reuniones para la confesión mutua, y la edificación, y el consejo, siempre han estado dirigidas en las edades más puras y en las formas más puras de la Iglesia; pero somos la única comunidad que las ha incorporado en la fibra misma de nuestra Constitución. Creciendo fuera del carácter de nuestra sociedad, esta institución hemos tenido como objetivo entrelazar con la organización de la Iglesia también: todavía no con un éxito perfecto, pero con resultados que fomentan la esperanza de un éxito perfecto. Como está arraigada en nuestra administración eclesiástica, también está arraigada en los afectos de nuestro pueblo.

Ninguna forma en la que el elemento social del cristianismo ha encontrado expresión ha levantado más entusiasmo universal a su favor que la vieja reunión de Clase.

Otras formas de confederación han sido glorificadas, han vivido, y en ocasiones muerto en la historia de la cristiandad.

Pero me pregunto si alguna institución, injertada en el precepto de las escrituras, ha recibido un homenaje tan extenso y fuerte de todas las órdenes de creyentes, o se ha aprobado a sí misma con una evidencia tan práctica e irresistible del bien, como la reunión de Clases Metodista.

Esta es de sí misma, o debería ser, su defensa suficiente. Incautas y torpes tierras se han entrometido en ella últimamente, pero en vano. Ella puede admitir mucha mejora en los detalles y en la administración, pero sus cimientos son seguros e inviolables.

En nuestro celo por esta característica de nuestra comunión, quizás estemos en peligro de olvidar a otro; a saber, el vínculo común que une a nuestros miembros al servicio de la religión.

Esta es esa «comunión con el Evangelio» de la que habla San Pablo a los Filipenses.  Ha sido nuestro distintivo desde el principio hacer a todo nuestro pueblo colaborador en nuestro trabajo general. Toda la maquinaria de nuestro sistema está puesta en marcha por un Espíritu, que da a cada hombre una «manifestación para provecho».

Sostenemos que los diferentes dones del Espíritu Santo son distribuidos a lo largo de la Iglesia; y que cada hombre, y cada mujer también, tiene una vocación distinta, y una responsabilidad distinta. Siempre recordamos que el símbolo Pentecostal que descansaba sobre cada uno se convirtió en cada uno una lengua de fuego: que todos los que fueron sellados, fueron sellados para el servicio.

No es que estemos solos en esto, o supongamos que somos superiores a los demás. Es un distintivo que nos regocijamos por compartir con muchas otras iglesias; algunas de los cuales, tal vez, han aprendido nuestra lección, y en algunos aspectos pueden haber “mejorado su instrucción.” Sea como fuere, nunca debemos olvidar nuestra ley de compañerismo para el servicio universal.

Como ministros, debemos identificar y utilizar los dones de nuestra gente, así como velar por sus almas. Como miembros del cuerpo general, debemos tratar de consagrar nuestras diversas habilidades al bien común. Esto ha sido hasta ahora nuestra fuerza, y en esto que nuestra gloria nunca sea anulada! 

Continuará…

William Burt Pope
+ Artículos del Autor

1822-1903. Divino wesleyano. Nacido en Nueva Escocia y educado en Inglaterra, se formó en la Institución Teológica Wesleyana de Hoxton y fue ordenado en 1842. Viajó por varios circuitos y se labró una reputación como lingüista y traductor de críticas antirracionalistas alemanas. De 1867 a 1886 fue tutor en el Didsbury Wesleyan College de Manchester. En 1875-76 produjo su obra más importante, A Compendium of Christian Theology (3 vols.). Ésta, aunque contiene varios rasgos específicamente Wesleyanos, especialmente una doctrina muy elevada del ministerio y una elaborada exposición de la santidad cristiana, está dedicada a lo que Pope llamó "las antiguas doctrinas de la Reforma". Impecablemente ortodoxo y el más poderoso de todos los ensayos wesleyanos de teología dogmática, sin duda frenó el impacto de las ideas destructivamente críticas en el metodismo inglés durante varias décadas. Pope murió tras una larga y dolorosa enfermedad.