Fundamentos Bíblicos para la Adoración (II Parte: Nuestra Respuesta Integral)

Continuación de: Fundamentos bíblicos para la adoración, Parte 1: Empezar por Dios.

La humanidad

Para adorar correctamente al santo y personal Dios trino de la Biblia, también debemos entender lo que la Biblia nos dice sobre la humanidad. Creados a imagen de Dios para administrar la creación (Génesis 1:26-27), Adán y Eva disfrutaron de una relación perfecta con Dios. Cuidaban la creación y servían al Creador, deleitándose con un acceso directo y sin restricciones al Dios eterno, que acogía la comunión con ellos.

Esto cambió para siempre cuando Adán y Eva pecaron contra Dios al comer del fruto del árbol prohibido. Engañados por Satanás para violar el único mandato de Dios, fueron expulsados del perfecto paraíso del Edén. Ross explicó: «Este es el patrón en la historia del culto. Cuando las personas pecan, pierden el acceso al santuario, el lugar que Dios eligió para dar a conocer su presencia, hasta que el pecado sea resuelto».1 Su pecado corrompió toda la relación de la humanidad con Dios y trajo la muerte al mundo (Rom. 5:12). La elección deliberada de su propio camino sobre el mandato de Dios fue un rechazo a Dios mismo.2 

Sin embargo, incluso en el día más oscuro de toda la historia de la humanidad, Dios prefiguró la redención de la humanidad y la destrucción de Satanás y sus fuerzas. Maldijo a la serpiente y le dijo que a través de un descendiente de Eva su cabeza sería aplastada (Gn. 3:15). Johnston escribió: «Adán había sido alejado de Dios, pero no había sido abandonado por él. Aunque la esencia de su existencia como portador de la imagen de Dios y portador de la adoración estaba dañada, no había sido borrada. El propósito de Dios a partir de ese momento era restaurar».3

La redención prefigurada de la humanidad en Génesis 3 se concretó en una promesa hecha a Abraham y a sus descendientes en Génesis 12. La familia de Abraham se convertiría en una gran nación, y de esa gran nación serían bendecidos todos los pueblos del mundo (Génesis 12:2-3). Esa bendición vendría en última instancia del Mesías, el que «invertiría los efectos de la caída «4 y traería la redención a todos los pueblos.

Esta promesa, largamente esperada, se realizó finalmente en Jesucristo y por medio de él. En la plenitud de los tiempos, Dios Padre envió al Hijo para redimir a los que sufrían bajo la maldición del pecado (Gal. 4:4-5). Él era el Verbo, el que era desde el principio igual a Dios Padre, y él mismo fue un agente en la creación del cosmos (Juan 1:1-3). Era Dios y, sin embargo, en el misterio divino de la encarnación, fue el que se hizo carne y habitó entre la humanidad, gloriosamente lleno de gracia y verdad (Jn. 1,14). Totalmente divino y a la vez plenamente humano, vivió la vida sin pecado que el Padre quería para toda la humanidad y cargó con la pena de nuestro pecado en la cruz (2 Cor. 5:21).5 Mediante su muerte y resurrección, Satanás fue derrotado y se restableció la posibilidad de relación con Dios.

LO QUE EL CULTO DE ISRAEL ANTICIPÓ DURANTE TANTO TIEMPO SE REALIZÓ EN EL MESÍAS ENCARNADO, JESUCRISTO.

Lo que el culto de Israel había anticipado6 durante tanto tiempo se realizó en el Mesías encarnado, Jesucristo. Como gran sumo sacerdote y mediador, hace posible que cualquiera que se arrepienta de su pecado y lo confiese como Señor (Rom. 10:9-10) pueda entrar con confianza y directamente en la sala del trono y la presencia de Dios (Heb. 4:15). El acceso relacional, limitado durante mucho tiempo por el pecado, ha sido restaurado por Cristo mismo. En la misericordia de Dios, se concede la resurrección espiritual a todos los que están muertos en sus pecados por gracia mediante la fe en Jesucristo (Ef. 2:4-9). Las palabras de Jesús son verdaderas: «Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre si no es por mí» (Juan 14:6, el énfasis es mío).

Las Escrituras también declaran que Jesucristo volverá para hacer nuevas todas las cosas. Webber afirmó: «Cuando vuelva, restaurará su mundo y rehará el jardín».7 En ese lugar perfecto, sin muerte, dolor ni lágrimas, Dios promete habitar con su pueblo para siempre (Apocalipsis 21:3-4). Y al anticipar su regreso con toda la creación, hacemos lo que Jesús mismo nos ordenó: hacer discípulos de todas las naciones, bautizando en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (Mt. 28:19-20). En respuesta a quién es Dios y a sus poderosos actos, contamos su historia al mundo.8

Respuesta: El sacrificio como adoración

En los tiempos bíblicos y a lo largo de la historia de la iglesia, la gente ha ofrecido adoración a Dios individual y colectivamente. Estos actos de adoración han tomado diversas formas en diferentes períodos de tiempo, pero siempre han estado de acuerdo con las normas de Dios. Esto se expresa particularmente en la idea bíblica del sacrificio, ya sea en el Antiguo Testamento, en la ofrenda definitiva y única de Cristo, o en nuestra respuesta sacrificial de adoración a él, tanto en la reunión como en la vida cotidiana.

Incluso antes de que las instrucciones de Dios sobre el sacrificio fueran dadas a Moisés para los israelitas, las Escrituras registran a personas que ofrecen adoración al único Dios verdadero a través del sacrificio. Job (Job 1:5), Noé (Gn. 8:20), Abram (Gn. 15:1-21), Isaac (Gn. 26:24-25) y Jacob (Gn. 31:43-45) ofrecieron sacrificios a Dios.9 El relato de Caín y Abel se centró en las ofrendas que ofrecieron a Dios (Gn. 4:3-5). Aunque los propósitos de estos sacrificios variaban, casi todos implicaban invocar a Dios para que hiciera algo como proveer, proteger o perdonar, o bien señalaban un pacto entre Dios y el adorador.

Las directrices de Dios en el Levítico relativas a los sacrificios detallaban al pueblo de Dios una forma de entrar en la presencia de Dios.10 Los cinco tipos de sacrificios descritos podían clasificarse en dos categorías: actos voluntarios (holocausto, ofrenda de grano, ofrenda de paz) y actos exigidos por Yahvé para la expiación del pecado (ofrenda por el pecado u ofrenda por la culpa).11 Estos actos de adoración eran siempre una respuesta al Dios misericordioso que quería habitar con su pueblo. A veces la respuesta sacrificial consistía en una ofrenda de grano o de paz, dando gracias al Dios que proveía abundantemente para sus necesidades. Otras respuestas sacrificiales de adoración eran obligatorias para expiar el pecado del adorador (Lev. 6:24-30; 7:1-6).12

La expiación era un concepto clave en los sacrificios obligatorios que Dios ordenaba a Israel. El pecado era contra Dios, y los autores merecían con razón la ira y el juicio de Dios. Al ofrecer la vida de un animal como sustituto simbólico de la suya para la purificación, el santuario quedaba limpio, y Dios seguía habitando con su pueblo.13 Sin embargo, la sangre de los animales nunca podía expiar el pecado (Heb. 10:4). Es innegable que «todo el sistema mosaico de sacrificios es una imagen ampliada de la verdadera expiación que había de venir en Jesús, el Cordero de Dios».14

EL SACRIFICIO ÚLTIMO Y FINAL DE JESUCRISTO POR EL PECADO ESTÁ EN EL CENTRO DEL VERDADERO CULTO CRISTIANO.

El sacrificio último y final de Jesucristo por el pecado es el centro del verdadero culto cristiano. Él es quien proporciona la redención mediante su sangre y el perdón de los pecados (Ef. 1:7; Col. 1:14). Jesús es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Juan 1:29), el que hizo la purificación de los pecados y se sentó a la derecha del trono de Dios (Heb. 1:3). Fue anunciado como el que salvaría a su pueblo de sus pecados (Mt. 1:21), y sin embargo fue también la propiciación por los pecados del mundo (1 Jn. 2:2). Como Sumo Sacerdote encarnado, misericordioso y fiel (Heb. 2:17), venció al pecado por medio de la abnegación voluntaria (Heb. 9:26). Arthur Michael Ramsey escribió:

El acto perfecto de adoración sólo se ve en el Hijo del Hombre. Sólo en él se realiza el reconocimiento perfecto en la tierra de la gloria de Dios y la respuesta perfecta a ella. Por un lado, la revelación profética de Dios se resume en él, ya que él mismo es la gloria de la que los profetas, sin saberlo, hablaron (cf. Juan 12:41). Por otra parte, en él se cumplen los antiguos sacrificios, ya que él, sacerdote y sacrificio, hace la ofrenda racional de su voluntad en Getsemaní y en la cruz.15

El camino nuevo y vivo iniciado mediante el sacrificio de Cristo ha tratado con el pecado de una vez por todas (Heb. 10:10, 20).16 A diferencia de los sacerdotes israelitas que ofrecían sacrificios diariamente que nunca podían quitar el pecado, Cristo hizo una ofrenda perfecta de sí mismo por todo el pecado (Heb. 10:12). Stott declaró: «Una vez que hemos comprendido la finalidad del sacerdocio, el sacrificio y el pacto de Cristo, no podemos contemplar ninguna alternativa. Los repetidos sacrificios de la Antigua Alianza, que en última instancia eran insuficientes,18 señalaban el camino hacia el sacrificio final e impecable del Cordero de Dios, Jesucristo.

Gracias a este sacrificio perfecto, ahora tenemos acceso al Padre por medio de Cristo y del Espíritu Santo (Ef. 2:18). El Espíritu Santo, que atrae con gracia a las personas a Cristo y las convence de pecado (Juan 16:8-11) y mora en todos los seguidores de Cristo (Rom. 8:9), también capacita a los creyentes para que vivan en su poder y produzcan su fruto, en lugar de vivir en la carne (Gal. 5:16-24). También bautiza a los creyentes en el cuerpo de Cristo, y distribuye los dones espirituales a cada creyente para el bien común (I Cor. 12:4-13). Es el gran ayudante, que hace posible la adoración de Dios Padre por medio de Cristo.

Implicaciones para la adoración de hoy

Nuestra respuesta de adoración a quién es Dios y a lo que ha hecho se realiza tanto dentro de la reunión semanal como fuera de ella. Cada respuesta, corporativa e individual, es importante. Las Escrituras muestran que los primeros cristianos se reunían en tiempos de enseñanza, comunión y oración (Hechos 2:42). Además, el escritor de Hebreos nos implora que sigamos reuniéndonos para animarnos y edificarnos (Heb. 10:24-25). Al mismo tiempo, las Escrituras también afirman que el culto es mucho más que lo que ocurre dentro de la reunión.

El fundamento del culto cristiano corporativo es la buena noticia de la redención por medio de Cristo.19 Webber escribió: «Para que el culto sea bíblico y cristiano, la historia de la redención y la salvación de Dios debe ser su contenido. De lo contrario, deja de ser un culto cristiano».20 El evangelio proporciona la sustancia de todo lo que ocurre en la reunión semanal.

EL EVANGELIO ES LA BASE DE TODO LO QUE OCURRE EN LA REUNIÓN SEMANAL.

Dado que la reunión cuenta la historia de la redención, el sacrificio de Cristo se recuerda y se reitera con frecuencia. En la asamblea, el pueblo es invitado a la presencia misma de Dios, que sólo es posible gracias al sacrificio de Cristo. Los cantos incluyen a menudo letras que recuerdan la muerte de Cristo en la cruz, especialmente durante el tiempo de Cuaresma del año litúrgico que precede a la Pascua. Durante el servicio de la Palabra, los credos recitados señalan a Cristo que sufrió y se sacrificó. También se representa dramáticamente en la Cena del Señor, donde recordamos su cuerpo roto y su sangre derramada, y proclamamos su sacrificio al mundo (1 Cor. 11:23-26). A continuación, somos enviados en su nombre como embajadores, para volver a contar la historia de la redención y proclamar un mensaje de reconciliación a todas las personas, hecho posible por su sacrificio único.

El envío lleva implícita la idea de que la mayor parte de nuestra vida existe fuera de la reunión corporativa. Sí, ofrecemos una adoración integral en la reunión corporativa, pero nuestra respuesta a quién es Dios y a lo que ha hecho no debería limitarse a unas pocas horas de tiempo semanal. Block señaló: «A menos que el adorador camine con Dios en la vida diaria, ningún acto de culto impresionará a Dios positivamente».21 Dios desea la obediencia por encima de la actuación ritual (1 Sam. 15:22).

Los sacrificios de adoración en la vida diaria, la devoción a Dios mismo demostrada en acciones, son una respuesta de los individuos redimidos que Dios acepta. Pablo nos implora que ofrezcamos a Dios nuestras personas redimidas como un sacrificio vivo (Rom. 12:1). Esta respuesta de adoración de toda la persona, argumenta, tiene sentido a la luz de todo lo que Dios ha hecho por nosotros. Peterson explica: «El apóstol no está considerando aquí simplemente alguna forma de consagración interior, sino la consagración de nosotros mismos como un todo, capaz de expresar nuestra obediencia a Dios en relaciones concretas dentro de este mundo (cf. 1 Cor. 6:20)».22 A continuación, Romanos 12:2-15:13 da más instrucciones sobre cómo es en la práctica la orientación de una vida de sacrificio vivo. El amor genuino, aborrecer el mal, amar a los enemigos, no devolver nunca el mal con el mal, y no hacer ninguna provisión para la carne, son algunas de las formas en que se realiza diariamente una orientación de vida de sacrificio vivo.

El resto del Nuevo Testamento también llama a los creyentes a una adoración sacrificada fuera de la reunión. Por ejemplo, se nos llama a la evangelización (Rom. 15:16-17), a la generosidad (Fil. 4:18), y a la ofrenda continua de alabanza de nuestros labios acompañada de hacer el bien (Hebreos 13:15-16),23 todo ello específicamente como sacrificios de adoración. Peterson afirmó: «La predicación del evangelio está diseñada para lograr un estilo de vida consagrado que permita a los creyentes glorificar a Dios, de palabra y de obra, donde y cuando puedan».24 Como creyentes, ofrecemos diariamente una adoración sacrificial a través de la auto-ofrenda, siguiendo el ejemplo de nuestro Señor Jesús.

Conclusión

La adoración es la respuesta de toda la persona25 a quién es Dios y a lo que ha hecho,26 realizada tanto individual como corporativamente por su gracia y de acuerdo con sus normas.27 Los que han sido resucitados espiritualmente por la gracia mediante la fe en Jesucristo (Ef. 2:4-9) responden a Dios abandonándose totalmente a él. Tanto en la reunión como en toda la vida, su devoción indivisa es hacia el santo y personal Dios trino. La revelación de su carácter y de sus actos justos en las Escrituras demuestra que sólo él merece nada menos. «Porque de él, por él y para él son todas las cosas. A él sea la gloria por siempre. Amén». (Rom. 11:36).


Ross, Recalling the Hope of Glory: Biblical Worship from the Garden to the New Creation, 114.

Robert E. Webber, Ancient Future Worship: Proclaiming and Enacting God’s Narrative (Grand Rapids, MI: Baker Books, 2008), 32.

Mark Johnston, “A Biblical Theology of Worship,” Foundations, no. 76 (Spring 2019): 12.

Webber, Ancient Future Worship: Proclaiming and Enacting God’s Narrative, 34.

Webber, Ancient Future Worship: Proclaiming and Enacting God’s Narrative, 36.

Ross, Recalling the Hope of Glory: Biblical Worship from the Garden to the New Creation, 115. 

Webber, Ancient Future Worship: Proclaiming and Enacting God’s Narrative, 39.

Webber, Ancient Future Worship: Proclaiming and Enacting God’s Narrative, 29. 

Webber, The Biblical Foundations of Christian Worship, 66.

Hill and Walton, A Survey of the Old Testament, 106.

Hill and Walton, A Survey of the Old Testament, 107.

Webber, The Biblical Foundations of Christian Worship, 68. 

Terry Briley, “The Old Testament ‘Sin Offering’ and Christ’s Atonement,” Stone-Campbell Journal 3, no. 1 (Spring 2000): 99.

Webber, The Biblical Foundations of Christian Worship, 68.

Arthur Michael Ramsey, The Glory of God and the Transfiguration of Christ (London, England: Longmans, Green and Co, 1949), 93.

Gerald L. Borchert, Worship in the New Testament: Divine Mystery and Human Response (St. Louis, MO: Chalice Press, 2008), 180.

John Stott, The Incomparable Christ (Downers Grove IL: InterVarsity Press, 2001), 75.

Peter T. O’Brien, The Letter to the Hebrews, The Pillar New Testament Commentary, ed. D.A. Carson (Grand Rapids, MI: William B. Eerdmans Publishing Company, 2010), 355.

Robert E. Webber, Worship Old and New (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1994), 150.

Webber, Worship Old and New, 150.

Block, For the Glory of God, 81.

David Peterson, Engaging with God: A Biblical Theology of Worship (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1992), 177. 

Hill and Walton, A Survey of the Old Testament, 109.

Peterson, Engaging with God, 188.

Wiersbe, Real Worship, 26.

Frankland, His Story, Our Response, 24-25. 

Block, For the Glory of God, 23

RESOURCES

Block, Daniel I. For the Glory of God. Grand Rapids, MI: Baker Academic, 2014.

Borchert, Gerald. Worship in the New Testament: Divine Mystery and Human Response. St. Louis, MO: Chalice Press, 2008.

Briley, Terry. “The Old Testament ‘Sin Offering’ and Christ’s Atonement.” Stone-Campbell Journal 3, no. 1 (Spring 2000), 89-101.

Blue Letter Bible. “The Names of God in the Old Testament.” blueletterbible.org. Accessed February 26, 2020.

Dyrness, William A. A Primer on Christian Worship. Grand Rapids MI: William B. Eerdman’s Publishing Company, 2009.

Hill, Andrew. Enter His Courts with Praise! Old Testament Worship for the New Testament Church. Grand Rapids, MI: Baker Books, 1996.

Hill, Andrew E., and John H. Walton. A Survey of the Old Testament. Grand Rapids, MI: Zondervan, 2000.

Frankland, Dinelle. His Story, Our Response. Joplin, MO: College Press Publishing Company, 2008.

Johnston, Mark. “A Biblical Theology of Worship.” Foundations, no. 76 (Spring 2019): 7-33.

O’Brien, Peter T. The Letter to the Hebrews. Pillar New Testament Commentary, edited by D.A. Carson. Grand Rapids, MI: William B. Eerdmans Publishing Company, 2010.

Peterson, David. Engaging with God: A Biblical Theology of Worship. Downers Grove, IL: Intervarsity Press, 1992.

Ramsey, Arthur Michael. The Glory of God and the Transfiguration of Christ. Eugene, OR: Wipf and Stock Publishers, 2009. 

Ross, Allen P. Recalling the Hope of Glory: Biblical Worship from the Garden to the New Creation. Grand Rapids, MI: Kregel Publications, 2006.

Sanders, Fred. The Deep Things of God: how the Trinity Changes Everything. Wheaton, IL: Crossway, 2010.

Sproul, R.C. The Holiness of God. Wheaton, IL: Tyndale House Publishers, 1998.

Stott, John. The Incomparable Christ. Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2001.

Tozer, A.W. The Attributes of God. Camp Hill, PA: Christian Publications, 1997.

Webber, Robert. Ancient-Future Worship: Proclaiming and Enacting God’s Narrative. Grand Rapids, MI: Baker Books, 2008.

Webber, Robert, ed. The Complete Library of Christian Worship. Vol. 1, The Biblical Foundations of Christian Worship.  Nashville: Star Song Publishing Group, 1993.

Whaley, Vernon M. Called to Worship: From the Dawn of Creation to the Final Amen. Nashville, TN: Thomas Nelson, 2009.

Wiersbe, Warren W. Real Worship. Grand Rapids, MI: Baker Books, 2000.

Williamson, Paul R. Sealed with an Oath: Covenant in God’s Unfolding Purpose, New Studies in Biblical Theology, ed. D.A. Carson. Downers Grove, IL: Intervarsity Press, 2007.

David Hartkopf
+ Artículos del Autor

David Hartkopf es profesor asociado, director de orquesta y decano de la Escuela Bíblica y Colegio de Dios. También es pastor de una iglesia Metodista en el norte de Kentucky. Su formación académica incluye un MM en Interpretación de Trompeta en la Universidad de Miami y un Doctorado en Estudios de Adoración (en curso) del Instituto Robert Webber para Estudios de Adoración. David vive en Cincinnati, OH con su esposa Jessica y sus tres hijos, Mallory, Emma y Judson.