Una Iglesia devota: Palabra, Comunión, Sacramento, Oración

  • Categoría de la entrada:Pastoral
  • Tiempo de lectura:18 minutos de lectura
  • Autor de la entrada:

Se ha dicho que todos los grandes cristianos se han dejado atrapar por un solo pasaje: una palabra del Señor que se convierte en el tema de su ministerio. Para Lutero, fue Romanos 1:17: «el justo vivirá por la fe». Para Wesley, fue Hebreos 7:25: «salvados hasta lo sumo». Yo soy un cristiano común y corriente, y me he dejado llevar por muchos pasajes. Pero uno al que vuelvo constantemente es la descripción de la iglesia en Hechos 2:42-47. Es fundamental para mi visión de lo que debe ser la iglesia, y predico a partir de él casi todos los años como uno de mis «sermones estándar».

El pasaje tiene lugar en un momento crucial de la historia de la salvación. El Espíritu acaba de ser derramado sobre la iglesia en Pentecostés. El evangelio ha sido predicado. Miles de personas han sido bautizadas. Y ahora se nos da una imagen de la iglesia que el Cristo resucitado y ascendido derramó su sangre para crear. Es hermoso en su simplicidad.

42 Y se dedicaban continuamente a las enseñanzas de los apóstoles, a la comunión, al partimiento del pan y a la oración. 43 Sobrevino temor a toda persona; y muchos prodigios y señales eran hechas por los apóstoles. 44 Todos los que habían creído estaban juntos y tenían todas las cosas en común; 45 vendían todas sus propiedades y sus bienes y los compartían con todos, según la necesidad de cada uno. 46 Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, 47 alabando a Dios y hallando favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día al número de ellos los que iban siendo salvos.

Devoción

La frase inicial es crucial: «Y se dedicaban». La LBLA es más fuerte: «se dedicaban continuamente». La RV60 ofrece otra buena traducción: “y perseveraban». La palabra (proskartereō) puede implicar pasar mucho tiempo juntos. La iglesia primitiva sabía lo que debía hacer, y lo hacía con una devoción firme y decidida.

Compárese con Hechos 6:4. Las viudas necesitaban ayuda, pero los apóstoles se negaron firmemente a distraerse del curso de acción que Dios les había dado: «No es conveniente que nosotros descuidemos la palabra de Dios para servir mesas. 3 Por tanto, hermanos, escoged de entre vosotros siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes podamos encargar esta tarea. 4 Y nosotros nos entregaremos a la oración y al ministerio de la palabra. » (Hechos 6:4).

Esta es la pregunta clave: ¿Está la iglesia dedicada a las cosas correctas? Algunas iglesias son como McDonalds: tratan de hacer cien cosas, pero no hacen nada muy bien. Tenemos que ser más como Chic-fil-A: tener claro lo que debemos hacer, centrarnos en hacer esas cosas bien, y ser firmes en decir «no» a todo lo que nos disuada.

Cuatro pilares de la devoción

Hechos 2:42 señala cuatro pilares de la devoción de la iglesia. Los versículos 43-47 amplían estos cuatro pilares y describen los resultados.

  1. Primero, la enseñanza de los apóstoles. La enseñanza apostólica es lo primero en la comunidad bautizada, pues la Gran Comisión es bautizar y enseñar las palabras de Jesús. La iglesia es columna y fundamento de la verdad (1 Tim. 3:15) que contiende por la fe que una vez fue entregada a los santos (Judas 1:3).
  2. Segundo, la comunión. La palabra griega koinōnia significa «participación» o «compartir», e incluye tener todas las cosas en común (Hechos 2:44-45). La iglesia es una familia que comparte la vida en común y se preocupa por las necesidades de los demás.
  3. En tercer lugar, el partimiento del pan. Esto se refiere especialmente a la Cena del Señor. El sacramento se celebraba originalmente en el contexto de una comida más amplia, por lo que esto incluye comer juntos con corazones alegres y generosos (Hechos 2:46).
  4. En cuarto lugar, las oraciones. Esto incluye «alabar a Dios» (Hechos 2:47). La iglesia es un templo en el que se ofrecen continuamente sacrificios sacerdotales de oración y alabanza.

En sus Notas sobre Hechos 4:24, John Wesley comenta que «la comunión diaria de la Iglesia consistía en estos cuatro aspectos: [1] Oír la palabra; [2] Tener todas las cosas en común; [3] Recibir la Cena del Señor; [4] Orar».

MÁS DE CIEN AÑOS DESPUÉS DE PENTECOSTÉS, LA IGLESIA NO SE HABÍA DESVIADO DE SU DEVOCIÓN A LA PALABRA, LA COMUNIÓN, EL SACRAMENTO Y LA ORACIÓN.

El relato extrabíblico más famoso del culto primitivo de la Iglesia se encuentra en la Primera Apología de Justino Mártir. El capítulo 67, el «Culto semanal de los cristianos», es sorprendentemente similar a Hechos 2:42: más de cien años después de Pentecostés, la iglesia no se había desviado de su devoción. Justino registra,

En el día llamado domingo, todos los que viven en las ciudades o en el campo se reúnen en un lugar, y se leen las memorias de los apóstoles o los escritos de los profetas, mientras el tiempo lo permita; luego, cuando el lector ha cesado, el que preside instruye verbalmente y exhorta a la imitación de estas cosas buenas.

Aquí tenemos, en primer lugar, la devoción a la enseñanza de los apóstoles: la lectura de sus memorias, así como de las Escrituras del Antiguo Testamento de las que predicaron, y los sermones expositivos sobre estos escritos de los pastores-maestros cualificados.

«Luego», escribe Justino, «nos levantamos todos juntos y oramos». Continúa:

Una vez terminada nuestra oración, se traen el pan, el vino y el agua [para la Eucaristía], y el que preside, de la misma manera, ofrece oraciones y acciones de gracias, según su capacidad, y el pueblo asiente, diciendo Amén; y hay una distribución a cada uno, y una participación de lo que se ha agradecido, y a los que están ausentes se les envía una porción por los diáconos.

En tercer lugar, se parte el pan sacramental y se bebe el vino sacramental (en aquella época, mezclado con agua). Anteriormente, en el capítulo 66 («De la Eucaristía»), Justino explica con más detalle la práctica semanal de la Iglesia de la Cena del Señor. Justino concluye,

Los que tienen buena fortuna y están dispuestos a dar lo que cada uno considere oportuno; y lo que se recoge se deposita en manos del presidente, que socorre [ayuda o asiste] a los huérfanos y a las viudas y a los que, por enfermedad o por cualquier otra causa, están en situación de necesidad, y a los presos y a los forasteros que residen entre nosotros, y en una palabra, se ocupa de todos los necesitados.

En pocas palabras, compartían todas las cosas en común, asegurándose de que los miembros pobres y oprimidos de la familia estuvieran bien atendidos. Desde los primeros tiempos, la iglesia se mantuvo firme en su forma de actuar: Palabra, comunión, pan y oración.

Pilar 1: Enseñanza apostólica

En primer lugar, la iglesia debe dedicarse a la enseñanza de los apóstoles, aprendiendo y obedeciendo las palabras de Cristo como una comunidad de discípulos. «La enseñanza de los apóstoles (didachē)» probablemente se refiere a un cuerpo establecido de enseñanza. Se resumió en forma de credo desde los primeros tiempos. A partir de la primera confesión de que «Jesús es el Señor» o «Jesucristo es el Hijo de Dios», pronto se desarrolló el Credo de los Apóstoles, que proporcionaba un resumen conciso de «la fe entregada una vez por todas a los santos» (Judas 1:3). El Credo era recitado por cada cristiano en el bautismo y era el fundamento para el discipulado posterior.

Como ya hemos visto en Hechos 6:4, esta enseñanza era supervisada por hombres que Dios designó para que se dedicaran constantemente al ministerio de la palabra. Efesios 4 explica que Dios ha dado pastores-maestros para equipar a la iglesia «para que ya no seamos niños, zarandeados por las olas y llevados por todo viento de doctrina (didascalia)» (Ef. 4:14). A los pastores se les ordena «predicar la palabra; estar preparados a tiempo y fuera de tiempo; reprender, reprender y exhortar con toda paciencia y enseñanza (didachē)» (2 Tim. 4:2).

La Palabra de Dios está en el corazón de la iglesia, por lo que la mayoría de los protestantes colocan el púlpito al frente y en el centro de sus edificios. Los pastores están llamados a «trabajar en la predicación y la enseñanza» (1 Tim. 5:17), y todo cristiano está llamado a seguir a los bereanos en «recibir la palabra con toda avidez, examinando las Escrituras cada día» (Hechos 17:11).

Aquí hay algunas marcas comunes de una iglesia que es devota a la Palabra:

  • Cada creyente tiene un firme conocimiento de la fe apostólica. Han memorizado y han sido instruidos en el Credo de los Apóstoles.
  • Los pastores exponen sistemáticamente las Escrituras, y la iglesia tiene una actitud receptiva: toman notas, hacen preguntas y discuten significativamente el sermón con otros miembros de la congregación.
  • La iglesia no depende únicamente de sus pastores para aprender la palabra, sino que escudriña las Escrituras como los bereanos, leyendo y estudiando la Biblia cada día.
  • La palabra no sólo se escucha, sino que también se obedece (Sant. 1:22).
  • Los pastores se niegan a permitir que nada (incluso las cosas buenas, como el cuidado de las viudas) les disuada de su ministerio de enseñanza.
  • La iglesia tiene acceso a libros cristianos sólidos, artículos, podcasts y otros recursos para profundizar su conocimiento de la Palabra.

Pilar 2: El compañerismo

En segundo lugar, la iglesia debe dedicarse al compañerismo, compartiendo nuestras vidas juntos y proveyendo unos a otros como miembros de la familia de Dios. La descripción de la koinonia de la iglesia es hermosa: «todos los que creían estaban juntos y tenían todo en común. Y vendían sus posesiones y pertenencias y distribuían el producto a todos, según la necesidad de cada uno» (Hechos 2:44-45). He escuchado a muchos predicadores comentar este versículo, y su primer punto suele ser el mismo: Esto no es comunismo. Eso es bastante cierto. La participación era voluntaria, y muchos cristianos conservaban sus hogares. Pero si este es el punto principal que queremos hacer, puede que necesitemos, como dice David Platt, recuperar de vuelta a nuestra fe del sueño americano.

Es fácil descartar textos como éste porque «las cosas eran muy diferentes entonces». Pero, ¿eran las cosas realmente tan diferentes? En Hechos 5, leemos sobre Ananías y Safira, una pareja que vendió su propiedad, pero que retuvo con engaño parte de las ganancias por avaricia; fueron fulminados. Este es el punto: a todos nos gusta la idea de una iglesia que comparte la vida en común, pero ¿estamos dispuestos a pagar el precio?

A TODO EL MUNDO LE GUSTA LA IDEA DE UNA IGLESIA QUE COMPARTE LA VIDA EN COMÚN, PERO ¿ESTAMOS DISPUESTOS A PAGAR EL PRECIO?

La koinonía cristiana es costosa. Cuesta nuestro tiempo, energía y recursos. Es más fácil replegarse en una autocuarentena emocional que salir al encuentro de los demás y satisfacer una necesidad. Es más fácil aislarse y mantener las apariencias que admitir: «Tengo una necesidad propia. No estoy bien. Necesito ayuda». Es más fácil construir nuestros propios pequeños reinos que construir la iglesia. Es más fácil, pero no es lo que Jesús pretende para su iglesia. Jesús tiene más para su pueblo: la vida abundante en comunidad. Como predicaba Juan Crisóstomo, «la comunión no era sólo en las oraciones, ni sólo en la doctrina, sino también en las relaciones sociales» (citado por Pelikan, Hechos, 59).

He aquí algunas marcas comunes de una iglesia que se dedica a la confraternidad:

  • Los miembros más débiles de la iglesia, especialmente las viudas, son atendidos activamente.
  • Los miembros de la iglesia son generosos y sacrificados en sus donaciones. Si su iglesia practica el diezmo, ellos diezman.
  • Cada miembro tiene la oportunidad de utilizar sus dones espirituales para edificar la iglesia.
  • La gente no se retrae ni se aísla; invita a los demás a entrar en sus vidas desordenadas en lugar de tratar de mantener las apariencias.
  • La gente admite: «No estoy bien». Están dispuestas a aceptar ayuda.
  • Las personas no descuidan la reunión de sí mismas. Se niegan a ser cristianos llaneros solitarios.
  • El mundo es capaz de mirar y ver una familia, no otra organización religiosa o club social.

Pilar 3: Partir el pan

Tercero, la iglesia debe dedicarse a comer juntos, especialmente la Cena del Señor, extendiendo la misma hospitalidad que hemos recibido del Padre. Hechos 2:42 dice que la iglesia primitiva «se dedicaba a partir el pan» (cf. Hechos 20:7). A lo largo de la historia, esto ha sido universalmente reconocido como una referencia a la Cena del Señor, como se ve en el comentario de John Wesley. John Armstrong señala: «Los eruditos bíblicos no tienen ninguna duda de que esta referencia al «partimiento del pan» es una referencia a la Cena del Señor». Pablo se refiere a la Cena del Señor de esta manera en 1 Corintios 10:16: «El pan que partimos, ¿no es una participación en el cuerpo de Cristo?» Este modo de hablar se remonta a cuando «Jesús tomó el pan, y después de bendecirlo lo partió y lo dio a los discípulos, y dijo: «Tomad, comed; esto es mi cuerpo»» (Mt. 26:26; cf. Mc. 14:22; Lc. 22:19).

En la iglesia primitiva, la Cena del Señor era en realidad una cena: se servía en el contexto de una comida de confraternidad más amplia, como podemos observar en la iglesia de Corinto (a pesar de sus otros fracasos en la Mesa; véase 1 Cor. 11:17-34). El versículo 46 continúa informando que «día a día, asistiendo juntos al templo y partiendo el pan en sus casas, recibían la comida con corazones alegres y generosos.» Hipólito registra que, cuando se toma en el contexto de una comida, la Eucaristía debía servirse primero (Sobre la tradición apostólica 36).

Wesley comenta en el versículo 46 que «continuaban diariamente -partiendo el pan- en la Cena del Señor, como hicieron muchas Iglesias durante algunas épocas». En el año 400 d.C., Agustín menciona que algunas iglesias seguían compartiendo la Eucaristía todos los días, mientras que otras sólo partían el pan el sábado y el domingo, y otras sólo participaban el día del Señor (Carta 54.2). La comunión mensual o trimestral era inaudita, por no hablar de la comunión anual, que Calvino calificó de invención del diablo (Institutos 4.17.46). Armstrong resume: «No hay ninguna duda real sobre este simple hecho histórico: a lo largo de los siglos esta comida ha sido la acción central y característica de la iglesia en el culto. Si la iglesia es una comunidad que recuerda a Jesús como Señor, entonces la principal forma de hacerlo en público ha sido a través de la Cena».

Jesús anhelaba comer la Última Cena con sus discípulos, y todavía anhela cenar con su iglesia. Nos ha invitado a la Mesa. ¿Por qué no íbamos a querer comulgar con él cada vez que nos reunimos?

Aquí hay algunas marcas comunes de una iglesia que es devota del pan:

  • La Cena del Señor se recibe constantemente (véase Wesely, Sermón 101, «El deber de la comunión constante»). En mi opinión, esto significa al menos una comunión semanal, ya que ésta es la práctica bíblica e histórica (véase «¿Con qué frecuencia debemos recibir la Cena del Señor?»).
  • La Eucaristía se celebra con reverencia, alegría y oración.
  • Las comidas de hermandad son comunes.
  • La gente se invita a comer en sus casas.
  • La gente se reúne para desayunar o tomar café.
  • Se practica la hospitalidad bíblica, especialmente hacia los necesitados (Rom. 12:13; 1 P. 4:9).

Pilar 4: Oración

En cuarto lugar, la iglesia debe dedicarse a la oración, alabando a Dios con una sola voz e intercediendo los unos por los otros y por nuestro prójimo. La palabra traducida como «devoción» en Hechos 2:42 se asocia con la oración más que cualquier otra palabra en el Nuevo Testamento (cf. Hechos 1:14; 6:4). Colosenses 4:2 exhorta: «Perseverad [proskartereō] en la oración, velando en ella con acción de gracias» (Col. 4:2). Romanos 12:2 ordena: «Alegraos en la esperanza, sed pacientes en la tribulación, sed constantes [proskartereō] en la oración.»

Preferimos los programas a la oración porque queremos tener el control de los resultados, como si los verdaderos resultados fueran algo que podemos fabricar. Es más fácil estudiar las Escrituras o llamar a las puertas que esperar en Dios, porque es menos probable que la oración produzca resultados inmediatos. Pero la oración está en el corazón de la iglesia porque la iglesia no tiene el control de la iglesia. La oración es pedir al Señor de la iglesia que haga lo que sólo él puede hacer.

Mi amigo Travis Johnson me ha llamado la atención con frecuencia sobre Hechos 4, que ofrece un hermoso ejemplo de una de las oraciones de la iglesia primitiva. Dos características son evidentes. Primero, las oraciones de la iglesia estaban basadas en la adoración. La oración comienza así: «Señor soberano, que hiciste el cielo y la tierra y el mar y todo lo que hay en ellos» (Hechos 4:24). Hechos 2:47 también señala que el pueblo «alababa a Dios». En segundo lugar, sus oraciones se basaban en las Escrituras. La oración continúa citando dos versículos del Salmo 2: «que por boca de nuestro padre David, tu siervo, dijo por el Espíritu Santo…» (Hechos 2:52). Durante casi dos milenios, los Salmos han sido el libro de oración de la Iglesia.

He aquí algunas marcas comunes de una iglesia que se dedica a la oración:

  • Las reuniones están marcadas por un espíritu de oración.
  • Los tiempos de oración se basan en la adoración, no se consumen en peticiones.
  • Las Escrituras determinan las prioridades en la oración.
  • La iglesia ora por las cosas que son importantes para Dios: la santificación de su nombre, la llegada de su reino y el cumplimiento de su voluntad en la tierra como en el cielo (Mt. 6:9ss).
  • Se ofrecen súplicas, oraciones, intercesiones y acciones de gracias por todas las personas, ya que Dios quiere que todas las personas lleguen al conocimiento de la verdad (1 Tim. 2:1-3).
  • Los miembros tienen una fuerte vida de oración privada que se traslada de forma muy natural a las oraciones corporativas (Mt. 6:6).

Los resultados

Hechos 2:47 registra los resultados de la devoción de la iglesia: «el Señor añadía cada día a su número los que se salvaban». Craig Keener señala: «Mientras que la predicación de Pedro conduce a muchos conversos en una ocasión en Hechos 2:41, es el estilo de vida de la comunidad creyente el que conduce a continuas conversiones en 2:47.» Si queremos que la iglesia crezca, lo más importante que tenemos que hacer es ser la iglesia.

SI QUEREMOS QUE LA IGLESIA CREZCA, LO MÁS IMPORTANTE QUE TENEMOS QUE HACER ES SER LA IGLESIA.

El Señor tiene la prerrogativa de aumentar nuestro número. Jesús dijo: «Yo edificaré mi iglesia» (Mt. 16:18). Es nuestra responsabilidad ser devotos. Si Jesús enviara una carta a su iglesia, ¿qué diría sobre su devoción a la Palabra, la comunión, los sacramentos y las oraciones? ¿Los elogiaría o los llamaría al arrepentimiento?

Johnathan Arnold
+ Artículos del Autor

Johnathan Arnold es presidente y fundador de Holy Joys. Sirve como pastor de predicación y enseñanza en Newport, PA, donde vive con su esposa Alexandra y su hijo Adam. Puedes conectar con él en Twitter @jsarnold7.