Tratado Sobre el Bautismo de Juan Wesley (Parte I)

CON RESPECTO al bautismo preguntaré qué es; qué beneficios recibimos por él; si nuestro Salvador lo diseñó para que permaneciera siempre en su Iglesia; y quiénes son los sujetos apropiados del mismo.

I. 1. Qué es.

Es el sacramento de iniciación, que nos introduce en la alianza con Dios. Fue instituido por Cristo, que es el único que tiene poder para instituir un sacramento propio, signo, sello, prenda y medio de gracia, perpetuamente obligatorio para todos los cristianos. No sabemos, en efecto, el momento exacto de su institución; pero sabemos que fue mucho antes de la ascensión de nuestro Señor. Y se instituyó en lugar de la circuncisión. Pues, así como aquélla era signo y sello de la alianza de Dios, ésta lo es.

2. La materia de este sacramento es el agua, que, como tiene un poder natural de limpieza, es la más adecuada para este uso simbólico. El bautismo se realiza lavando, sumergiendo o rociando a la persona, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, que por este medio se consagra a la siempre bendita Trinidad. Digo, lavando, sumergiendo o rociando; porque no está determinado en la Escritura de cuál de estas maneras debe hacerse, ni por ningún precepto expreso, ni por ningún ejemplo que lo demuestre claramente; ni por la fuerza o el significado de la palabra bautizar.

3. Que no hay precepto expreso, lo admiten todos los hombres tranquilos. Tampoco hay ningún ejemplo concluyente. El bautismo de Juan coincidía en algunas cosas con el de Cristo, en otras difería de él. Pero no se puede probar con certeza a partir de la Escritura, que incluso el de Juan fue realizado por inmersión. Es cierto que bautizó en Enón, cerca de Salim, donde había «mucha agua». Pero esto podría referirse a la amplitud más que a la profundidad; ya que un lugar estrecho no habría sido suficiente para una multitud tan grande. Tampoco se puede probar que el bautismo de nuestro Salvador, o el administrado por sus discípulos, fuera por inmersión. No, ni el del eunuco bautizado por Felipe; aunque «ambos bajaron al agua». Porque ese descenso puede referirse al carro, y no implica una profundidad determinada del agua. Podría ser hasta las rodillas; podría no estar por encima de los tobillos.

4. Y como no se puede determinar nada por el precepto o el ejemplo de la Escritura, tampoco por la fuerza o el significado de la palabra. Porque las palabras bautizar y bautismo no implican necesariamente sumergir, sino que se usan en otros sentidos en varios lugares. Así, leemos que los judíos «fueron todos bautizados en la nube y en el mar» (1 Corintios 10:2), pero no fueron sumergidos en ninguno de ellos. Por lo tanto, sólo pudieron ser rociados por las gotas del agua del mar, y los rocíos refrescantes de la nube; probablemente insinuado en aquello de que «enviaste una lluvia de gracia sobre tu heredad, y la refrescaste cuando estaba cansada». (Salmo 67:9.) De nuevo: Cristo dijo a sus dos discípulos: «Seréis bautizados con el bautismo con el que yo he sido bautizado» (Marcos 10:38); pero ni él ni ellos fueron sumergidos, sino sólo rociados o lavados con su propia sangre. De nuevo leemos (Marcos 7:4) de los bautismos (así está en el original) de ollas y tazas, y de mesas o camas. Ahora bien, las ollas y las tazas no son necesariamente sumergidas cuando son lavadas. Es más, los fariseos sólo lavaban la parte exterior de las mismas. Y en cuanto a las mesas o camas, nadie supondrá que puedan ser sumergidas. Aquí, entonces, la palabra bautismo, en su sentido natural, no se toma para sumergir, sino para lavar o limpiar. Y, que este es el verdadero significado de la palabra bautizar, es atestiguado por los más grandes eruditos y los jueces más adecuados en esta materia. Es cierto que leemos que somos «sepultados con Cristo en el bautismo». Pero no se puede inferir nada de una expresión tan figurativa. Es más, si se mantuviera exactamente, sería tanto para rociar como para sumergir; ya que, al enterrar, el cuerpo no se sumerge a través de la sustancia de la tierra, sino que se vierte o rocía tierra sobre él.

5. Y así como no hay una prueba clara de la inmersión en la Escritura, en cambio, sí hay una prueba muy probable de lo contrario. Es muy probable que los propios Apóstoles bautizaran a un gran número de personas, no por inmersión, sino por lavado, aspersión o derramamiento de agua. Esto representaba claramente la limpieza del pecado, que se figura en el bautismo. Y la cantidad de agua utilizada no era importante; no más que la cantidad de pan y vino en la cena del Señor. El carcelero «y toda su casa se bautizaron» en la prisión; Cornelio con sus amigos, (y varios otros miembros de la familia) en su casa. Ahora bien, ¿es probable que todos estos tuvieran estanques o ríos en sus casas o cerca de ellas, suficientes para sumergirlos a todos? Cualquier persona sin prejuicios debe admitir que lo contrario es mucho más probable. De nuevo: Tres mil en un momento, y cinco mil en otro, fueron convertidos y bautizados por San Pedro en Jerusalén; donde no tenían más que las suaves aguas de Siloé, según la observación del Sr. Fuller: «No había molinos de agua en Jerusalén, porque no había un arroyo lo suficientemente grande para conducirlos». El lugar, por lo tanto, así como el número, hace muy probable que todos estos fueron bautizados por aspersión o derramamiento, y no por inmersión. Para resumir todo, la manera de bautizar (ya sea por inmersión o por aspersión) no está determinada en la Escritura. No hay ningún mandato para uno en lugar de otro. No hay ningún ejemplo del que podamos concluir que es mejor sumergir que rociar. Hay ejemplos probables de ambos; y ambos están igualmente contenidos en el significado natural de la palabra. 

II. 1. Los beneficios que recibimos por el bautismo es el siguiente punto a considerar.

Y el primero de ellos es el lavado de la culpa del pecado original, mediante la aplicación de los méritos de la muerte de Cristo. Que todos nacemos bajo la culpa del pecado de Adán, y que todo pecado merece la miseria eterna, era el sentido unánime de la Iglesia antigua, como se expresa en el Noveno Artículo de la nuestra. Y la Escritura afirma claramente que fuimos «formados en la iniquidad, y en el pecado nos concibió nuestra madre»; que «todos éramos por naturaleza hijos de la ira, y estábamos muertos en delitos y pecados»; que «en Adán todos mueren»; que «por la desobediencia de un solo hombre todos fueron hechos pecadores»; que «por un solo hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, la cual vino a todos los hombres, por cuanto todos pecaron». Esto incluye claramente a los niños; porque ellos también mueren; por lo tanto, han pecado: Pero no por el pecado actual; por lo tanto, por el original; si no, ¿qué necesidad tienen de la muerte de Cristo? Sí, «la muerte reinó desde Adán hasta Moisés, aun sobre los que no habían pecado,» de hecho, » según la semejanza de la transgresión de Adán». Que esto sólo puede referirse a los infantes, es una prueba clara de que toda la raza humana es condenable tanto de la culpa como del castigo de la transgresión de Adán. Pero; «así como por la ofensa de uno, el juicio vino sobre todos los hombres para condenación; así por la justicia de uno, el don gratuito vino sobre todos los hombres, para justificación de vida». Y la virtud de este don gratuito, los méritos de la vida y la muerte de Cristo, se nos aplican en el bautismo. «Se entregó a sí mismo por la Iglesia, para santificarla y limpiarla con el lavado del agua por la palabra» (Efesios 5:25, 26), es decir, en el bautismo, instrumento ordinario de nuestra justificación. De acuerdo con esto, nuestra Iglesia ora en el oficio bautismal, para que la persona que va a ser bautizada pueda ser «lavada y santificada por el Espíritu Santo, y, siendo liberada de la ira de Dios, reciba la remisión de los pecados, y disfrute de la bendición eterna de su lavado celestial»; y declara en la Rúbrica al final del oficio, «Es cierto, por la palabra de Dios, que los niños que son bautizados, muriendo antes de cometer el pecado real son salvados». Y esto está de acuerdo con el juicio unánime de todos los Padres antiguos.

2. Por el bautismo entramos en pacto con Dios; en ese pacto eterno, que él ha ordenado para siempre; (Salmo 111: 9; ese nuevo pacto que prometió hacer con el Israel espiritual; incluso «darles un corazón nuevo y un espíritu nuevo, rociar sobre ellos agua limpia» (de la que el bautismo es sólo una figura), «y no acordarse más de sus pecados e iniquidades»; en una palabra, ser su Dios, como lo prometió a Abraham, en el pacto evangélico que hizo con él y con toda su descendencia espiritual. (Génesis 17:7, 8.) Y como la circuncisión era entonces la forma de entrar en este pacto, así lo es ahora el bautismo; que por lo tanto es llamado por el Apóstol, (así muchos buenos intérpretes traducen sus palabras,) «la estipulación, contrato o pacto de una buena conciencia con Dios».

3. Por el bautismo somos admitidos en la Iglesia y, por consiguiente, hechos miembros de Cristo, su cabeza. Los judíos fueron admitidos en la Iglesia por la circuncisión, así los cristianos por el bautismo. Porque «todos los que han sido bautizados en Cristo», en su nombre, «se han revestido de Cristo» (Gálatas 3:27), es decir, están unidos místicamente a Cristo y son uno con él. Porque «por un solo Espíritu hemos sido bautizados en un solo cuerpo» (1 Corintios 12:13), es decir, la Iglesia, «el cuerpo de Cristo» (Efesios 4:12). De esta unión espiritual y vital con él, procede la influencia de su gracia sobre los bautizados; así como de nuestra unión con la Iglesia, una participación en todos sus privilegios y en todas las promesas que Cristo le ha hecho. 

4. Por el bautismo, nosotros que éramos «por naturaleza hijos de la ira» somos hechos hijos de Dios. Y esta regeneración que nuestra Iglesia atribuye en tantos lugares al bautismo es algo más que ser admitido en la Iglesia, aunque comúnmente se relaciona con ella; al ser «injertados en el cuerpo de la Iglesia de Cristo, somos hechos hijos de Dios por adopción y gracia». Esto se basa en las claras palabras de nuestro Señor: «El que no nazca de nuevo del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios» (Juan 3:5). Por el agua, entonces, como medio, el agua del bautismo, somos regenerados o nacemos de nuevo; por lo que también es llamado por el Apóstol, «el lavado de la regeneración». Nuestra Iglesia, por tanto, no atribuye al bautismo mayor virtud que la que le atribuyó el propio Cristo. Tampoco lo atribuye al lavado exterior, sino a la gracia interior que, añadida, lo convierte en sacramento. Aquí se infunde un principio de gracia, que no se quitará del todo, a menos que apaguemos el Espíritu Santo de Dios por una maldad prolongada.

5 Como consecuencia de haber sido hechos hijos de Dios, somos herederos del reino de los cielos. «Si somos hijos (como observa el Apóstol), somos herederos, herederos de Dios y coherederos con Cristo». Aquí recibimos un título y una garantía de «un reino inconmovible». El bautismo nos salva ahora, si vivimos de acuerdo con él; si nos arrepentimos, creemos y obedecemos el evangelio: Suponiendo esto, así como nos admite en la Iglesia aquí, también nos admite en la gloria en el futuro.

 

Continuará…

Website | + Artículos del Autor