Historia y Significado de las Reuniones de Clase Wesleyanas

  • Categoría de la entrada:Discipulado
  • Tiempo de lectura:19 minutos de lectura
  • Autor de la entrada:

En 1882 Gilbert Murray escribió: La reunión de Clase es un lugar sagrado en el Metodismo. Su membresía la ha encontrado maravillosamente adaptada para nutrir el carácter cristiano, y hay pocos Metodistas verdaderos que no den gracias a Dios por la reunión de Clase Metodista. La utilidad indecible de la institución se ha manifestado cada vez más… La reunión de Clase ha preservado, más que cualquier otro medio, la pureza y el vigor originales del Metodismo… Sin la reunión semanal de Clase, el Metodismo Wesleyano estaría acabado… La reunión de Clase es el Metodismo. Y el Metodismo es la reunión de Clase. Los dos están indisolublemente asociados.

Continuar leyendoHistoria y Significado de las Reuniones de Clase Wesleyanas

Los distintivos del Metodismo (I Parte)

A lo largo de los miles de nuestro ministerio, hay una declaración unánime sin vacilación de confianza en la autoridad suprema de las Escrituras como el estándar de fe, el directorio de la moral y la Carta de privilegio y esperanza Cristiana. Mientras que muchos en todas las comunidades están rindiendo principio tras principio, haciendo concesión tras concesión, hasta que parece que no quede nada por lo que luchar, parece que tenemos la peculiaridad de exigir a todos los que custodian y enseñan la doctrina Cristiana entre nosotros que pronuncien sobre este tema una confesión inquebrantable.

Continuar leyendoLos distintivos del Metodismo (I Parte)

La mente de William Burt Pope (1822-1903)

William Burt Pope (1822-1903) fue un gran teólogo Metodista Británico del siglo XIX. De hecho, estoy llegando a creer que fue el mayor teólogo doctrinal que jamás haya asumido la tarea de enseñar teología cristiana desde el punto de vista del movimiento de avivamiento Wesleyano.

Continuar leyendoLa mente de William Burt Pope (1822-1903)

Los distintivos del Metodismo (II Parte)

Nosotros sostenemos que el Evangelio de la gracia de Dios es literalmente enviado al mundo; y que toda la familia humana participa en el beneficio de la redención. Nuestra doctrina mira hacia el atrio de los gentiles, o el atrio exterior, con la certeza de que ya hay una luz e influencia allí que prepara el camino de ese Evangelio para todos los corazones. Nosotros creemos que el Espíritu Santo ha sido dado como tal a la humanidad, en realidad no como el Espíritu que mora en nosotros, ni siquiera como el Consolador, sino como el espíritu de convicción, enviado por Cristo para traer a los hombres de regreso a Él.

Continuar leyendoLos distintivos del Metodismo (II Parte)